#YoPuedoDibujar

En total, si agregamos diez años de experiencia labo-ral, mi Ser estuvo sometido, al menos, a un total de veintiséis años de instrucción racional. Los cuales me condicionaron para ser un experto en resolver problemas de ingeniería. Y un buen día, sin más ni más. ¡Zaz!, Descubrí que ... #YoPuedoDibujar

Por |
Compartir esta nota:
Facebook
Twitter
Google+
WhatsApp

El 24 de septiembre el Doodle de Google nos mostró la animación de un bisonte galopando, posiblemente huyendo del hombre que vivió en el paleolítico tardío, y que fue inmortalizado para nosotros por los grabados hechos en piedra sobre el famoso techo de la cueva de Altamira.

A pesar de todo lo que se ha escrito sobre uno de los hallazgos más importantes del milenio, se ha obviado lo más trascendental. Es el significado del mensaje que nos hemos enviado a nosotros mismos através del espacio y el tiempo. El hombre prehistórico ha escrito en su muro:

hashtag YoPuedoDibujar

Pero ¿cómo se concilia que un hombre que vivía treinta y cinco mil años atrás pueda dibujar, y que, muchos de nosotros, a pesar de nuestra educación moderna, no podamos hacerlo?, ¿Qué hemos perdido en el largo camino evolutivo?, ¿Cómo ha sucedido?, ¿Es posible revertir esa pérdida?, ¿A caso somos más primitivos que antes?, ¿Hemos sufrido un proceso de involución artística? Y si es así, ¿qué lo causó?

Originalmente pensaba que el problema se debía a nuestros sistemas educativos. Los cuales suelen favorecer el estudio de las ciencias exactas, sobre las artes y las ciencias sociales. Pero mi propia experiencia resultó demoledora sobre dicha hipótesis inicial. Pues, al igual que millones de niños en México, en mil novecientos setenta y seis inicié la Prima-ria en una escuela pública. Seis años después, en mil novecientos ochenta y dos, junto con miles o millones como yo, entré a una secundaria pública. Tres años más tarde, en mil novecientos ochenta y cinco, me adentraba en el sistema educativo del Instituto Politécnico Nacional (IPN), en el área de Ciencias Físico – Matemáticas. Y por último, en mil novecientos noventa y cuatro, terminaba una Ingeniería en la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Iztapalapa (UAM-I).

En total, si agregamos diez años de experiencia laboral, mi Ser estuvo sometido, al menos, a un total de veintiséis años de instrucción racional. Los cuales me condicionaron para ser un experto en resolver problemas de ingeniería. Y un buen día, sin más ni más. ¡Zaz!, Descubrí que,

#YoPuedoDibujar

Sí, leíste bien, #YoPuedoDibujar sin jamás haber tomado un curso de dibujo en mi vida. #YoPuedoDibujar sin haber sido el dibujo jamás un gusto o un pasatiempo. #YoPuedoDibujar a pesar del condicionamiento racional del sistema educativo por el que pasé. #YoPuedoDibujar desde hace más de un año. Y si #YoPuedoDibujar, a pesar de todo, entonces no hay de otra, #TúPuedesDibujar. Y no lo digo yo, es-cucha bien. El #YoPuedoDibujar, es la voz de ese hombre ancestral de Altamira, que quiere que des-cubras que tú también puedes hacerlo.

Descubrir que puedo dibujar, significa que la facultad ya está allí. Que solo está oculta. Que algo la obstruye y no puedo verla. Poder dibujar es como poder caminar. No se puede decir que le enseñamos al niño a caminar. Se puede decir que lo incitamos a hacerlo, pues su neuroanatomía está facultada para realizar esta habilidad llegado el momento. Así, al parecer, estamos facultados para el Arte, el hombre primitivo del paleolítico tardío lo demuestra contundentemente. Su voz, su mensaje grabado en colores ocre sobre roca milenaria, es la incitación que necesitamos escuchar, para aventurarnos a dar nuestros primeros pasos en el arte del dibujo.

#YoPuedoDibujar, y seguro estoy de que #TúPuedesDibujar, solo es cuestión de que algo te incite a hacerlo, y, llegado el momento, como sucedió cuan-do estuviste listo para dar tus primeros pasos, algún día, sin saberlo e inesperadamente, descubrirás que tu Alma está lista, para poder hacerlo. ¡Y no podrás creerlo! ¡Te llenarás de alegría al descubrirlo!

Gustavo Luna

Mi nombre es Gustavo Luna, Estudié Ingeniería  Electrónica con Especialidad en Computación, en la UAM-I en la Ciudad de México. Tengo dos niños,  de 10 y 8 años, y me dedico completamente a ellos. Actualmente trabajo en un proyecto en mi comunidad de Educación en  Igualdad de Género, Integración Social y Cultura, llamado “Casa Wikibuda” dirigido a niños y niñas desde los 4 años en adelante.

1 comentario en “#YoPuedoDibujar

Deja un comentario