Un fenómeno de estadio “casi” lleno

Por |

Compartir esta nota:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Esta temporada el Club de Futbol Monterrey no llena su estadio, “solo” van entre 40 y 42 mil espectadores, dejando muchas butacas vacías de las 53 mil 500 que forman su capacidad total, y la gente se pregunta, ¿por qué los abandonan? Mi equipo favorito de fútbol nació producto de la visión de ciertos empresarios, nació sin seguidores en lo absoluto. Compitieron en una ciudad tan arraigada al béisbol, que su primer partido lo jugaron en un parque de ese deporte.

Sin fondos suficientes para operar, tuvieron héroes invisibles porque casi nadie los iba a ver. Sufrieron de todo en su primera temporada: fueron último lugar, su camión se incendió cerca de San Juan de los Lagos, sufrieron en el puerto de Veracruz la peor goleada de la historia del futbol mexicano 14-0 (ese juego me lo narró personalmente Chito García, uno de los  jugadores rivales de ese encuentro).

Sin embargo, hoy juegan y brillan durante su octava década. Tienen un estadio propio y magnífico,  acumulan 7 títulos (4 nacionales y 3 de esta región del mundo) y ocupan un cómodo lugar de la tabla.

Desde su nacimiento en 1945 hasta los primeros años de la década de los setenta, el club tuvo el mérito de subir de segunda a primera división y sobrevivir. Luego, la familia Santos lo hizo competitivo con mejores jugadores. En ese entonces fui a mi primer juego: una semifinal contra América que ganó nuestro equipo con gol de Guarací. Ahí me enamoré del espectáculo. Tuvieron que pasar muchos años para llegar a una época ganadora y tener un estadio hermoso, pero los recuerdos de las duras batallas, las derrotas dolorosas, las ilusiones sin gloria siguen estando en la mente. Yo no olvido las épocas de vacas flacas, y no dejo de agradecer a los cientos de jugadores que nos han dado espectáculo. Desde esa percepción, reconozco muchos “aficionados” que no van a disfrutar un espectáculo. Algunos van exclusivamente a ver ganar a su equipo y por supuesto sufren, y eso los puede hacer ausentarse. Claro, las victorias se disfrutan pero en todos los juegos hay espectáculo, a veces más brillante y a veces con menos talento.

Otro factor de las “bajas” entradas es la forma en que se vendieron algunos miles de localidades; pagadas por empresas patrocinadoras que no tienen una correcta logística para distribuir esos lugares. Los patrocinadores sintieron el beneficio de pagar el costo, pero deberían también tener el compromiso de llenar esas localidades. Me consta, es una situación difícil de modificar.

Por otro lado, el estadio lució vendido en su totalidad durante sus primeros años en parte por algunos miles de personas que, sin ser aficionados, pagaron por uno o varios años en forma adelantada su butaca por la novedad del estadio nuevo. Cuando se termina la novedad, deben dar paso a los reales aficionados (me incluyo).

Alguien señala como factor el precio de las entradas. Discrepo. He visto estadios vacíos con precios absurdamente bajos. Por ejemplo, Lobos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), tiene las peores entradas de la liga a pesar de que un abono del torneo apertura 2018 ($2,400 en la zona más cara, en preventa) costó menos que un solo boleto en reventa de Monterrey contra Chivas (seleccionando al azar una butaca que se ofrece en el sitio Stubhub de $5,658 en zona oriente).

Los rivales señalan irónicamente que no llenamos el estadio, pero al menos tenemos un estadio digno, no un lienzo charro. De cualquier forma, las entradas promedio de los equipos regiomontanos son iguales y son las mejores de la liga. ¿Por qué ver el vaso medio vacío? prefiero verlo como es: un grandioso y hermoso vaso lleno al 80 por ciento. No está mal, ¿o sí?

Ricardo Sánchez

Ingeniero Industrial y de Sistemas por el ITESM en 1981, trabajó en el área de informática en Vitro Corporativo y como director de AREMA Ticket desde 1990. Actualmente es vicepresidente técnico de Dirigentes de Empresas y Mercadotecnia de Monterrey A.C, y escribe para lasminasdelreysalomon.com