¡Solo di no!

Por |

¿Por qué pudiéramos decir que es muy preocupante este tema?, porque es algo que se nos va de las manos sin darnos cuenta como padres, como sociedad y como gobierno. En los últimos 5 años se ha duplicado el consumo de alcohol en menores de 12 a 16 años en el famoso maratón Guadalupe-Reyes, solo por poner un ejemplo.

Compartir esta nota:
Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Con tantos asuntos importantes de índole económica en la agenda nacional, con la inseguridad en crecimiento sin medida, la contaminación en aumento día a día ¿por qué preocuparnos y ocuparnos en temas “menores” como el alto y desmedido consumo de alcohol en nuestros jóvenes menores de edad -si eso siempre ha existido?

Imaginemos escena de alguna manera normales en nuestro entorno inmediato, ya sea círculo familiar o social, donde muchos jóvenes menores de edad piden de diferentes maneras consumir alcohol en sus distintas presentaciones, a como dé lugar. Donde la publicidad de todo tipo nos pinta imágenes en las que beber alcohol es lo más cool que alguien puede hacer. 

¿Por qué pudiéramos decir que es muy preocupante este tema?, porque es algo que se nos va de las manos sin darnos cuenta como padres, como sociedad y como gobierno. En los últimos 5 años se ha duplicado el consumo de alcohol en menores de 12 a 16 años en el famoso maratón Guadalupe-Reyes, solo por poner un ejemplo. ¿Qué estamos haciendo los padres para evitar esta tendencia? aparte de hablar con nuestros hijos de todas las maneras posibles, si como bien se dice, se educa con el ejemplo. 

“No esté chido”, es una campaña que tiene como propósito: “Buscamos sensibilizar a los padres de familia, y círculo cercano a los niños, niñas y adolescentes de que bajo ninguna circunstancia y bajo ningún motivo, los menores de edad consuman alcohol y tabaco.” Nos toca a nosotros como responsables de encausar jóvenes que son el futuro de nuestro México, si en todos nuestros eventos (sociales, laborales y familiares) giran en torno a una botella de un buen vino o de una cerveza helada. 

Recuerdo tristemente lo que le ocurrió a una familia cercana. El nieto que cumpliría 18 años le pidió la quinta familiar a su abuelo para llevar a cabo una reunión para festejarse. Todo transcurría en orden o con normalidad: carne asada, botanas, cheves y bebidas alcohólicas en general, hasta que de la nada faltaba un chavo. Todos los invitados (puros jóvenes la mayoría menores de edad), se afanaron en la búsqueda. La parte triste vino cuando después de un rato lo encontraron en el fondo de la alberca, sin vida; se había ahogado a causa del alcohol ingerido. ¿A quién culpamos?, ¿a sus amigos? 

Tenemos que considerar que, en las etapas inicial y media de la adolescencia, los jóvenes desarrollan una imagen propia, un rol que buscan proyectar y potenciar ante los demás. Este proceso propicia en el adolescente la necesidad de independencia frente al núcleo familiar y la búsqueda incesante de integración en algunos grupos sociales. Este deseo de pertenencia a un grupo puede llevar a los jóvenes en muchos casos a desarrollar comportamientos de riesgo, como el consumo de alcohol y tabaco, sin mencionar las drogas que desafortunadamente están en todos lados.

Los jóvenes menores de edad siempre serán presa fácil, lo vemos todos los días, siempre buscarán integrarse a diferentes grupos de amigos con muy variadas formas de pensar, con valores y costumbres que cada uno trae de su propio entorno. Ojalá nosotros como padres o como responsables de su desarrollo pudiéramos ver todo lo que hacen durante el día, cosa que sería imposible, caeríamos en un extraño big brother, romperíamos el espacio de privacidad que cada individuo debe de tener. No nos queda otra opción que educar con el ejemplo, tratar por todos los medios posibles que nuestros chavos crezcan en ambientes sanos y buscar los pasatiempos adecuados, sin olvidar que el abandono es uno de los principales problemas.

Miguel Angel Pinal

Mi esposa dice de mí que soy alegre, alborotador, divertido, soñador, trabajador, excelente conversador, buen hijo, excelente esposo y padre... y yo digo que soy respetuoso de las formas y los fondos, seguidor de la política nacional desde niño. Padre, esposo, amigo. De oficio, constructor.