¿Qué es esta madre?

Por |

¿Por qué las mamás siempre tienen que ser solteras por desgracia y no por gusto? ¿A dónde nos tendremos que mudar para que ahí sí exista la cultura de que está bien querer estar sola y que no te castiguen por eso? Anhelo el día en donde les diga que nuestra familia es de dos y que no pase nada.

Compartir esta nota:
Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Los aztecas solían definir “apapachar” como abrazar o acariciar con el alma. ¿Hay alguien que quieras tanto que le quieras abrazar hasta el alma? 

 Cuando le digo a la gente que nada más te tengo a ti, su mirada cambia y noto que entra un sentimiento de lástima. Decido ignorarlo. No entiendo de dónde viene la lástima por nada más estar contigo, pues nadie más me hace falta. Me amas de la cabeza hasta los pies y con el amor todo se puede. 

Leyendo el periódico entendí que eres una dentro del 24 por ciento de mujeres que ejerce su maternidad sin pareja, pero no del 18.8 que están separadas, divorciadas o viudas. (¡Yo pensaba que una viuda era una araña!), sino que estás en el 4.8 por ciento que son solteras, y ya. 

Yo pensaba que ser soltera era nada más un estado civil y que una mamá era una mamá, y ya. Pero cuando juntas las dos palabras, pareciera que fuese un monstruo al cual la gente le teme desmedidamente. Cuando hablamos de madres, todo es una maravilla, pero, ¿una madre soltera? Ni pensarlo.

Metes 40 horas en un día, tienes varias y diversas carreras, aunque estén sin titular: doctora, maestra, abogada, psicóloga, heroína. Sabes hacer todo: mi tarea, cocinar, limpiar, manejar para llevarme a todos lados… si las otras mamás solteras tienen tantas carreras como tú, no entiendo por qué solo el 25 por ciento logra tener un puesto de oficina. 

¿Cómo le hacen tus compañeras de trabajo? El 33.2 por ciento no tiene prestaciones en general y que el 11.4 por ciento no tienen el beneficio de cuidados maternos por parte de su trabajo ¿Dónde dejan a los niños como yo? Si el 12.5 por ciento no tienen la prestación de guardería. ¿Con quién juegan ellos durante el día? ¿No los podemos invitar a la casa?

Me confunde mucho por qué todos dicen que necesito tener un papá, si tú haces el trabajo de los dos perfectamente. Es más, tú tienes más trabajos que ellos. Mientras muchos papás solo tienen un trabajo de oficina, tú siempre tienes dos, y de tiempo completo. Tienes tu trabajo de oficina y el de mamá. Para tener el trabajo de mamá no importa la edad que tengas, porque sé que en algunos empleos te dirán adiós en algunos años. Pero del otro es imposible que te corran. No es un puesto avalado por la ley y es muy mal pagado, ese de ser madre soltera. Aún así, mamá, te digo que haces un trabajo digno de admirarse y aplaudirse. 

 Tú eres la razón por la que creo que la bondad existe, das mucho porque eres mucho. Contigo he hecho y vivido todo, no importa dónde estemos; mi hogar siempre será donde estés tú. Siempre serás a quien felicitaré en el día del padre, mamá. No hay nada malo cuando se trata de ti, y aun así he visto tus ojos llorar cuando deberían ser eternamente felices. Mamá, no hay nada que no haría cuando se trata de ti.

¿Por qué la gente te tiene compasión y por qué sufres tantas consecuencias si tú decidiste ser así? ¿A caso es pecado ser madre soltera por decisión? ¿Por eso tienes tantos castigos? 

¿Por qué las mamás siempre tienen que ser solteras por desgracia y no por gusto? ¿A dónde nos tendremos que mudar para que ahí sí exista la cultura de que está bien querer estar sola y que no te castiguen por eso? Anhelo el día en donde les diga que nuestra familia es de dos y que no pase nada.

Ahora entiendo que rompiste la ideología de la sociedad cuando tenías dos opciones: tenerme a mí o quedarte con tu trabajo, admiración y respeto. 

No pasa nada mamá, sé que algún día estaremos y seremos tan normales como todos los demás. Por ahora, sé todo lo que callas para no preocuparme. Sé que siempre piensas dos veces: una en ti, otra en mí. Espero que pronto existan más mamás que no tengan miedo de ser como tú, porque si no existieras, yo te inventaría. Gracias mamá, por darlo todo e ir contra corriente. Mi amor por ti es tan grande que hace que te quiera abrazar hasta el alma.  

María Reneé Fernández

Estudiante de psicología organizacional, curiosa por lo que el mundo tiene para mi. Aprendo cada día escuchando a los demás. Escribir es mi terapia. Me encanta ver caricaturas y leer aunque nunca tengo tiempo. No veo de lejos. Si algún día me necesitas, estaré feliz de ayudarte.