,

¿Qué crees que va a pasar?

Por |

Las pláticas diarias se centran básicamente en estos dos temas y en dos preguntas: ¿Qué crees que pasará con el COVID?, ¿qué crees que pasará con AMLO?

Compartir esta nota:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Pues depende, ¿de qué me hablas?, si es del COVID te diría que la situación es muy incierta, que los datos son confusos, que no hemos podido establecer un patrón con el cual podamos entender su comportamiento. Que en unas zonas está muy tranquilo y en otras ha ocasionado unas crisis terribles, que nos ha provocado angustia e incertidumbre a algunos y otros, más bien, apuestan con una fe ciega a que todo va a salir bien.

¡No!, ¡te preguntaba por AMLO! Ah, bueno. Entonces te diría que la situación es muy incierta, que los datos son confusos, que no hemos podido establecer un patrón con el cual podamos entender su comportamiento. Que en unas zonas está muy tranquilo y en otras ha ocasionado unas crisis terribles, que nos ha provocado angustia e incertidumbre a algunos y otros, más bien, apuestan con una fe ciega a que todo va a salir bien.

Vivimos momentos de gran incertidumbre, nos hemos vuelto elenco de una novela cuyo final es incierto y pareciera ser sorpresivo. Las pláticas diarias se centran básicamente en estos dos temas y en dos preguntas: ¿Qué crees que pasará con el COVID?, ¿qué crees que pasará con AMLO?

Como sociedad estamos acostumbrados a vivir bajo ciertos patrones que nos dan certeza; que nos hacen sentir cómodos, parte de esos patrones tienen que ver con el anhelo de un gobierno que vea por nosotros, que nos proteja, nos informe con veracidad y oportunidad e impulse nuestro crecimiento. Esos sentimientos de seguridad, de confianza, se construyen cuando las palabras y las acciones son congruentes, cuando podemos corroborarlo en los hechos. A quien no lo ha demostrado no le podemos dar nuestra confianza, se le tendrá esperanza tal vez, pero confianza no, y es ahí en donde tiene cabida la incertidumbre.

Es ahí en donde tenemos que entender quien sigue a AMLO por esperanza, traducida en muchas ocasiones, en una fe ciega. Fe generada por discursos bondadosos, pero hechos austeros ya que en los temas críticos de un país como son seguridad, salud, economía, educación y corrupción, más que avanzar se ha retrocedido. Sin embargo, hay quienes esperan el milagro del mesías, basados en su fe, en su esperanza, no en la confianza.

Es difícil criticar al mesías, más aún porque como tal, se ha metido en los sueños de muchos prometiendo la salvación de un pueblo oprimido, y nadie que se haya sumado a este sueño quiere renunciar a él.

¿Qué creo que va a pasar? Bueno, pues que con el objetivo de mantener sus programas sociales que le garanticen votos, AMLO va a seguir exprimiendo el gasto público y haciendo más eficiente la recaudación. Sin embargo, estas acciones no serán suficientes, por lo que el gobierno tendrá que recurrir a deuda externa. Situación también propiciada por la caída de las recaudaciones debido a una menor actividad económica e inversión pública y privada.

La deuda externa tampoco alcanzará ya que el número de mexicanos que requieran subsidios irá en aumento, lo que hará que cualquier estrategia de ayudas sea insuficiente. Confío en que, si alguien puede demostrar lo contrario, también podrá eliminar la corrupción, mejorar nuestros sistemas de salud y educativos y construir un muro para que los americanos no traten de pasar la frontera para venir a trabajar a México.

¿Por qué mi negativismo?  Porque no conozco ninguna teoría política, económica o social que haya construido AMLO hasta la fecha. Su planteamiento sigue siendo la crítica del pasado al cual ansía volver sin computadoras y sin energías sustentables, un pasado basado en PEMEX, en el poder absoluto de un solo partido, al presidencialismo en su máxima expresión. Eso creo que va a pasar.

¿Está bien o está mal? No lo sé, no sé si el COVID tiene moral,  solo sé que como sociedad tenemos que prepararnos para que los efectos de esta crisis temporal sean los menores posibles y una vez que haya pasado podamos iniciar una normalidad mejorada. Deseo que esta situación nos sirva para apreciar lo que teníamos, pero al mismo tiempo también para darnos cuenta de las oportunidades que tenemos para mejorar como personas y sociedad.

¡No! Te pregunto por AMLO… ¡Ah! sí, bueno, ¡pues igual!

Javier Potes

Chilango de nacimiento, regiomontano por convicción, colombiano de sangre y cuentero por vocación. Amante de la disrupcion y los imposibles, creyente del poder de la participación y de la responsabilidad social. Dedicado a mi familia y a mejorar el sistema de salud en México.