¿Por qué seguimos muriendo a causa del cáncer?

Por |

Esta problemática tiene años sucediendo, y es una de las razones que explican que la tasa de mortalidad siga en aumento, este año las estadísticas indican que el 70 por ciento de los casos se detectan en etapas tardías.

Compartir esta nota:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Octubre, mes en el que conmemoramos el día internacional de la lucha contra el cáncer de mama,  mes en el que las diferentes instancias, públicas y privadas, unen esfuerzos para concientizar a la ciudadanía sobre la importancia de la detección oportuna de esta enfermedad, sin embargo, esto aún no es suficiente ya que las muertes por cáncer de mama siguen sucediendo.

Según la Organización Mundial de la Salud, el cáncer de mama es el de más incidencia entre las mujeres, en México se registran en promedio 10 muertes al día a causa de este padecimiento.

Aunque la incidencia en nuestro país es igual a otras naciones, la mortalidad es el doble, esto debido a que la etapa en la que se detecta es nivel 3 que es cuando puede ocurrir la metástasis o en nivel 4, fase terminal, en estas etapas los tratamientos son limitados.

Datos del Instituto Mexicano del Seguro Social indican que cerca del 10 por ciento de las mujeres tiene cáncer de mama hereditario, además de referir que el sobrepeso, el tabaquismo y la mala alimentación también influyen en el desarrollo de la enfermedad.

Cada año vemos el esfuerzo de instancias gubernamentales, empresas, asociaciones civiles, etc. para dar a conocer la importancia de la auto exploración, sin embargo, esto aún es un tema tabú para la mayoría de las mujeres, ya que no estamos acostumbradas a conocer y reconocer nuestro cuerpo, esto sin contar los servicios precarios de salud pública que existen en México.

En Nuevo León casi el 30 por ciento de la población no cuenta con seguro de gastos médicos, lo que deja a las mujeres en un barco a la deriva en lo que a su salud refiere; quienes sí cuentan con un tipo de seguro público, tardan meses en ser atendidas por especialistas y cuando sucede, el cáncer está ya en una etapa avanzada.

Testimonios de pacientes que han sobrevivido al cáncer de mama hablan de las dificultades que han tenido con el servicio de salud, Rosy detectó una anomalía en su seno en un mes de octubre, al acudir al IMSS le dieron cita para el mes de abril del año siguiente, ella tuvo la fortuna de contar con la posibilidad de acudir a un hospital privado, para el mes de abril ya le habían realizado la mastectomía.

El seguro popular está lejos de ser una opción para quienes no cuentan con seguro social, tras la cirugía para extirpar el cáncer de mama, las pacientes solo reciben dos quimioterapias por parte del seguro, después de esto tienen que buscar por su cuenta la manera de realizarlas, cada quimioterapia tiene un costo de $48,000 pesos.

Esta problemática tiene años sucediendo, y es una de las razones que explican que la tasa de mortalidad siga en aumento, este año las estadísticas indican que el 70 por ciento de los casos se detectan en etapas tardías.

A esta problemática se suma el déficit de especialistas, México cuenta con 2 mil 195 oncólogos cuando se necesitan al menos 4,500 para atender el creciente número de casos de cáncer, esta falta de personal médico también trae como consecuencia la negligencia.

En marzo del 2011 la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió una recomendación al Instituto Mexicano del Seguro Social por mal diagnosticar a una mujer que acudió a la Unidad de Medicina Familiar de Mexicali, con dolor en el seno izquierdo, y el médico familiar le diagnóstico fibrosis quística debido a su edad y cambio hormonal, la mujer mantuvo el tratamiento para fibrosis quística durante un año, fue en marzo del 2012 que decidió acudir a una clínica privada donde le diagnosticaron el cáncer de mama. En abril del mismo año falleció por adenocarcinoma de mama terminal.

Las campañas van más allá de crear conciencia entre la población, más allá de iluminar de rosa los edificios emblemáticos de nuestro país, de qué sirve convencer a una mujer de que el cáncer es curable si se detecta a tiempo, si al solicitar una atención la realidad a la que se enfrenta es la de un sistema de salud carente de infraestructura y medicamentos, una realidad en la que descubres que no queda más que cruzarse de brazos y esperar la muerte.

Nohemí Cantú Rendón

Lic. en Ciencias de la Comunicación con Maestría en Mercadotecnia. Con 18 años trabajando en el servicio público y convencida de que se pueden crear esas pequeñas diferencias que mejoren la sociedad en la que vivimos.