Nuevas vías

Por |

Me refiero a dos en particular. Uno ha sido llamado como el “Tren Ligero”, el cual abarcará una gran trayectoria, desde el municipio de García, hasta Apodaca. Específicamente al Aeropuerto de Monterrey; y al otro se le refiere como Monorriel, del cual no dieron muchos detalles, pero se espera que complemente los planes actuales.

Compartir esta nota:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Vaya semanas que han sido las últimas en materia de transporte para Nuevo León. La crisis por el acuerdo sobre nuevas tarifas ha llegado a situaciones pocas veces vistas. El disgusto de la población por la reducción del servicio en las rutas de transporte urbano se dejó sentir fuerte, sobre todo en redes sociales, porque aunque en las manifestaciones en el Congreso vemos a los valientes activistas de siempre, el 13 de mayo las voces se alzaron frente al Palacio de Gobierno donde el Consejo Estatal del Transporte se reunió y en un inesperado cambio de aires, el voto por negar el tarifazo fue unánime.

Días atrás, el gobierno de Nuevo León, dio el manotazo sobre la mesa: Manuel González declaró que la administración retomaría el control de las concesiones y compraría las unidades con un financiamiento; sin duda un movimiento de alto impacto, el cual se vio reducido a solo una propuesta en el Congreso. La interpretación del acto fue la de querer (de nueva cuenta) pasar la papa caliente del transporte a otras manos, ahora a las de los legisladores.

Hablando de los poderes del Estado, el Ejecutivo Federal hizo uso de su impresionante buen olfato para detectar una oportunidad de reflectores. Andrés Manuel Lopez Obrador (AMLO), junto con el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, visitaron la ciudad el 16 de mayo, en medio de la crisis ambiental en la Ciudad de México (CDMX) se dieron un tiempito para venir a hablar de proyectos grandes y chonchos como nos gustan a los regios, proyectos grandes y chonchos sacados de la nada, que pensarían algunos, son muy comunes en la Cuarta Transformación.

Me refiero a dos en particular. Uno ha sido llamado como el “Tren Ligero”, el cual abarcará una gran trayectoria, desde el municipio de García, hasta Apodaca. Específicamente al Aeropuerto de Monterrey; y al otro se le refiere como Monorriel, del cual no dieron muchos detalles, pero se espera que complemente los planes actuales. Jaime Rodríguez y Manuel González, anunciaron junto a AMLO y Jiménez Espriú, los nuevos planes, que tiene unos detalles bastante viejos.

En el 2014, siendo diputado federal, Abel Guerra lideró el cabildeo para actualizar la Ley Ferroviaria, la cual sacó adelante con el apoyo de su líder de bancada, Manlio Fabio Beltrones. En dicha ley, se obligaba a las actuales empresas ferroviarias a construir un libramiento, que sacaría la gran mayoría de los trenes de la ciudad, liberando así la vía actualmente considerada para el Tren Ligero, además del parque de trenes frente a Ciudad Universitaria. Después de ser ratificada en el Senado, la ley fue congelada por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de la administración federal anterior y quedó en el limbo por algunos meses. El 24 de julio del 2016, Rodríguez Calderón, el entonces flamante gobernador, pactó con las empresas ferroviarias terminar el libramiento en 20 meses, plazo que no se cumplió. Actualmente, el libramiento sigue sin concluirse, Jaime Rodríguez declaró que le faltan pocos meses, pero la fecha aún no está fija.

Tomando en cuenta estas variables, el futuro inmediato de la Movilidad Sostenible en Nuevo León, se ve poco prometedor a corto y mediano plazo: con la Línea 3 del Metro pendiente y con retrasos, el desastre de lo que se ha convertido el transporte urbano, el paso insaciable de la deforestación y la crisis ambiental de la CDMX pisándole los talones al Área Metropolitana de Monterrey, nos pinta un panorama de estrategias congestionadas, color gris smog, que casi no nos deja ver más allá del poco músculo estatal para resolver las necesidades de la población.

Ángel Javier Vázquez

Doy mi opinión, aunque ni me la pregunten. Estudiando ingeniería, me dijeron que podía ser factor de cambio y me la creí. Aude Aliquid Dignum.