Las marcas de mi gran logro

Por |

Compartir esta nota:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Durante mi embarazo, por alguna extraña razón siempre me ponía a buscar alguna señal de que me estuvieran saliendo estrías, aunque todos los días me ponía crema para evitarlas, sabía que no sería 100 por ciento efectiva.

En los últimos tres meses mi estómago dio un rebote notable de crecimiento. No se diga el último mes, y aunque cuidé demasiado mi alimentación, por aquello de tener mucho peso al final y posible diabetes gestacional, mi bebé creció mucho.

Cada vez que tenía cita, le preguntaba a mi doctora si mi bebé estaba creciendo bien, ya que en una aplicación que se sincronizaba con mi báscula personal decía que estaba por debajo del peso, que debía de pesar más. Pero mi doctora siempre me decía que todo iba bien, que estaba creciendo perfecto, todos los cuerpos son diferentes, etc.

Me veía en el espejo, me ponía de puntitas a ver si alcanzaba a verme debajo del ombligo, pues no me podía ver completamente sin ayuda del espejo, buscando algún rastro de estrías, le preguntaba a mi esposo si él las podía ver, pero no, nada aún.

Me parecía muy extraño que no tuviera y yo las quería, deseaba verlas, pensaba que ese tipo de marca en mi cuerpo para toda la vida me recordaría mi embarazo, mi maternidad, el gran reto y esfuerzo que hice al tener un bebé.

Buscaba en Google ¿por qué salen las estrías en el embarazo? Me arrojaba una lista de resultados como: no se puso crema, no se hidrató bien, no comió bien y así más cosas que yo por hábito siempre he hecho, así que al final dije, ni modo; tal vez no me van a salir, mi piel se ve muy bien, muy firme, ¡no me tocaba tener, pues!

Después del parto, de ver como mi estómago se desinfló al instante en que salió mi bebé, después de unos 10 días de recuperación y de atender a mi bebé 24/7, me di una escapadita de 3 minutos, fui al baño y me vi al espejo… ¡ahí estaban!

Justo debajo de mi ombligo, al mero centro se dejaron ver mis estrías, me salió una sonrisa de mucho gusto, felicidad, satisfacción… ¡de gozo! Me encantan mis estrías, siempre que puedo me las veo y me sigue dando mucho gusto.

Ya quiero que sea verano y que pueda usar traje de baño, ya quiero mostrarle al mundo lo bellas que son.

Yuliana Flores

Soy mexicana, me gusta viajar, acampar, caminar en la naturaleza, ayudar a las personas, tomar fotos y cocinar de todo con mi toque personal. La música es mi mayor afición.