Mi terraza

Por |

Compartir esta nota:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Sentada en la terraza con un libro en la mano, el atardecer está precioso, es un plácido domingo por la tarde y la ciudad lo sabe, poco ajetreo en la calle y solo algunos automóviles circulando.

En el cielo, diluidas pinceladas en ocre y violeta revelan un sol despidiéndose, un pino enorme desafía las alturas a mi lado izquierdo, me impide la vista hacia el oriente, al Cerro de la Silla. Lo perdono porque me da frescura, me gusta su aroma y me proporciona sombra en los días calurosos, hasta me regala piñitas en los días que el viento arrecia.

Al mudarnos a ese departamento mis dos hijos, mi esposo Hugo y yo, no sabía si me adaptaría, ya que anteriormente había solo vivido en casa con mayor espacio, pero creo que esa terraza con esa vista fue lo que convenció; me reconforta, me dan amplitud y hasta compañía. Qué disparatada idea, pero sí, me gusta pensar que la ciudad me acompaña.

Nos mudamos cuando nuestros dos hijos estaban fuera de la ciudad, Eugenio en un intercambio y Daniela en su año sabático decidiendo si elegía la Hotelería como su profesión; ahora ya cada uno con su propio camino.

Oscurece y sigo leyendo abstraída en la historia, me divierte. Luego al encender la luz voy a la cocina para servirme algo de tomar y recuerdo en ese mismo espacio en la misma banca compartiendo con mi marido la elaboración de una rica cena, sentada cortando la verdura finamente y Hugo disfrutando de sazonar la carne que iría al asador, le relajaba cocinar al compás de una cerveza y una buena plática. Hoy, solo me acompaña un vaso de agua de Jamaica mientras cocino, y mucha añoranza.

Elena Guerra

Pintora, se ha desempeñado tanto en el ámbito artístico como en el académico. Su curiosidad intelectual, su amor al arte la llevan a una búsqueda constante, se declara ávida lectora y cinéfila, recursos que utiliza para un mayor entendimiento de la realidad que más tarde revela en su quehacer artístico.