Mensajito para las vacaciones en casa

Por |

 ¡Necesito divertirme junto a mis hijos! Quiero convertirme en la proveedora oficial de eso que anuncian con gran marketing los campamentos de verano:   diviértete, aprende, convive, se creativo, come sano, aprende a preparar snacks, ejercítate, etc. ¡Claro! ¡Pues aquí estoy yo, para disfrutar cada una de esas cosas en primera fila!

Compartir esta nota:
Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Amigas del juevecitos:

¿Qué creen? Ni siquiera pude poner mi playlist cuando iba manejando de camino a casa. Me quedé muy pensativa sobre lo que hicimos esas casi tres horas del desayuno: Laura llevaba una lista de 12 campamentos de verano con las tres B en una nota que nos compartió en WhatsApp, Ana llevo su hoja de Excel con 14 opciones y análisis de costos vs. kilómetros por manejar además de pros y contras, las otras, nos compartimos hace casi un mes, imágenes y posts de Cursos de Verano para nuestros hijos.  La pregunta se agolpó en mi cabeza con más y más fuerza: ¿Es realmente necesario anotarlos en un curso de verano cada verano?… Todas tenemos la ventaja de trabajar desde casa, o bien medios turnos, también algunas ya tenemos hijos mayores de 12 años que tal vez podrían ser cuidadores de sus hermanos en momentos específicos.

De pronto la pregunta inicial se convirtió en otra: ¿Qué es lo mejor que podemos hacer en este verano con nuestros hijos?

Ya les he platicado de una línea bien importante en neurociencias, relacionada con desarrollar en nuestros hijos habilidades de organización y planeación, estrategias para llevar a cabo algo hasta su fin… y en todos estos estudios, el que nuestros niños tengan la posibilidad de administrar algunas veces su tiempo libre o su tiempo de ocio, es fundamental para desarrollar las habilidades mencionadas.  

Con estas dos poderosas ideas en mi mente, me resultó más sencillo dar con la respuesta que buscaba: ¡Necesito divertirme junto a mis hijos! Quiero convertirme en la proveedora oficial de eso que anuncian con gran marketing los campamentos de verano:  diviértete, aprende, convive, se creativo, come sano, aprende a preparar snacks, ejercítate, etc. ¡Claro! ¡Pues aquí estoy yo, para disfrutar cada una de esas cosas en primera fila!

¿Qué les parece la idea?… ¿Y que tal si lo hacemos juntas?… juntos, podemos hacer cada semana un rally divertido a la cocina de una de nosotras, la siguiente semana al parque enorme que hay en la colonia de la otra, la próxima, visitar una nueva casa y caminar nuestras calles… además de la gran oferta cultural que ofrecen nuestros museos (y agendándola hasta gratis nos saldrá).

Ya me vi: eligiendo lecturas, reciclando materiales para elaborar cosas divertidas (¡Gracias tutoriales!), seleccionando recetas sanas que mis niños pueden realizar, realizando el proyecto tan soñado de hacer un mural en la pared del patio, de pintar nuestro baño como el de aquella revista, los niños dibujando en su recámara con su propio sello, reviviendo nuestro huerto familiar…y un largo, y muy entusiasta etcétera.

Luego pienso, ¿Hace cuanto que se volvieron tan necesarios los campamentos de verano? Necesitamos alejarnos de la posibilidad de ser unos padres de familia distraídos con el celular, que desaprovechamos la oportunidad de divertirnos y crear memorias al lado de nuestros hijos, perdiendo la posibilidad de hacernos más familia.  Claro, también hay que considerar algunos talleres o cursos de verano que van dirigidos a desarrollar alguna habilidad que a nuestros hijos les ayudará en su regreso a clases.

Bienvenidos esos cursos que son breves y dirigidos a una necesidad. Pero la idea de que “pasen medio día” y se “diviertan, aprendan” solo fuera de casa… ya no me pareció tan bien.

No hay marketing que nos gane al tomar esta decisión; las memorias que podemos crear junto a nuestros hijos son las más poderosas y nos sacarán muchas sonrisas y anécdotas por tantos años más. 

En este momento, me parecen largos los días que faltan para cerrar el calendario escolar; ¡Estoy tan feliz de poder divertirme, crear, aprender, jugar, cocinar y tantas más cosas junto a los que más amo!

 Mmm… ¡creo que me quedó largo el mensajito! Ji, ji, ji

¿Quién se apunta? les mando la invitación al grupo.

Taydé Sabrina Sánchez Esquerra

Mamá, psicóloga; apasionada de la educación, coleccionista de alegrías y bellezas. Socia y Voluntaria en organizaciones que multiplican lo bueno a través de la educación, la investigación, la compasión y la ayuda fraterna.Directora y fundadora de Terapia & Soluciones. Centro de Neuropsicología, Educación y Familia. “Niente senza gioia” L.Malaguzzi.