¿Meditamos juntos?

Por |

Se parece a eso que los griegos llaman "conócete a ti mismo". Sin embargo, en la "meditación", el énfasis no es el conocimiento, o mejor dicho, el autoconocimiento. Para los griegos, la realización personal está basada en conocerse a sí mismo. Sin embargo, para el meditador, el conocimiento es secundario, lo fundamental, la materia de su trabajo, es la consciencia de sí mismo.

Compartir esta nota:
Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

La primera pregunta que me hacen es: ok, pero ¿qué es meditar?, ¿qué es la meditación? Hay varios puntos que debemos tener en cuenta antes de declarar, imposible, la respuesta a dicha pregunta.

En lugar de buscar una definición a la palabra meditación, veremos mejor cuál es su objetivo primario. Así, el objetivo primario de “meditar” es darte cuenta de ti mismo.

Se parece a eso que los griegos llaman “conócete a ti mismo”. Sin embargo, en la “meditación”, el énfasis no es el conocimiento, o mejor dicho, el autoconocimiento. Para los griegos, la realización personal está basada en conocerse a sí mismo. Sin embargo, para el meditador, el conocimiento es secundario, lo fundamental, la materia de su trabajo, es la consciencia de sí mismo. En este sentido, hay una gran diferencia entre el método griego y la “meditación”. No es lo mismo conocer o saber de mi existencia, que ser consciente de ella. El conocimiento de algo siempre es posterior a la toma de consciencia de eso. Primero soy consciente de, y luego viene el conocimiento que tengo de. 

Así, pareciera que la meditación, coloca al meditador, en un nivel más profundo de su Ser, de lo que hace el método griego. 

Dicho lo anterior, solo queda una cosa más. ¿Cómo comenzar a meditar? La respuesta es muy sencilla: comenzando. El ser humano tiene la capacidad innata de ser consciente de las cosas. De modo que ya tienes todo lo que necesitas para comenzar. No necesitas ir a ningún lado. Ni siquiera a un taller de meditación. Lo que necesitas, ya lo tienes desde que naciste. Lo único que debes hacer es comenzar. Así de fácil. 

Yo me reúno con mi amigo todos los miércoles a “meditar”. Pero esto solo es un pretexto, una estratagema, para formar una disciplina en mí y en él. No hay otro motivo. Puedes sentarte como nosotros y cerrar los ojos mientras “meditas”, o puedes estar parado, con los ojos abiertos y estar “meditando”, porque la facultad de ser consciente de las cosas, depende única y exclusivamente de la consciencia en sí misma. Y esto es maravilloso, pues significa entonces que no hay pretexto que valga para no “meditar” y que lo único que debes aprender, entonces, es a enfocar tu atención.

Así que, el segundo paso que debes hacer, en el camino de la “meditación”, es tomar consciencia de que tu atención está volcada hacia el exterior. Tiene un solo sentido: ver y escudriñar el mundo externo. Nunca, o casi nunca, tomas consciencia de ti mismo, mientras observas y convives en tu día a día con los demás. Si comprendes esto último, el resto es relativamente simple.

Una vez que tomes consciencia de que tu atención está volcada hacia afuera, en un solo sentido, tu trabajo será convertir esa flecha de consciencia de un solo sentido, en una flecha de doble sentido. Así pues, en tu día a día, mientras desayunas con tu familia, por ejemplo, recuerda, sé consciente de ti al mismo tiempo: tomo consciencia de mi entorno, y , simultáneamente, me doy cuenta que “Yo Soy”, eso que está tomando consciencia de su entorno. 

Esta tarea, relativamente fácil, es de las cosas más difíciles que jamás hubieras imaginado que existen para lograr en tu vida. Una y otra vez. Una y otra vez. Te darás cuenta que, siempre, te olvidas de ti mismo. Funcionas en el mundo por puro milagro de la Existencia. Es como si fueras un robot programado para ver, oír, hablar, oler y sentir en el mundo. Actuar, formar una familia, ir a misa los domingos, escribir, protestar; todas tus actividades mundanas, serán inconscientes, si te olvidas de ti mismo mientras las realizas. 

De modo que ya lo sabes. Lo que necesitas es comenzar a meditar. Y si todavía necesitas una definición para comenzar a hacerlo, entonces toma ésta: meditar, es el arte de tomar consciencia de sí mismo mientras se realiza cualquier actividad. 

¿Meditamos juntos?

Gustavo Luna

Mi nombre es Gustavo Luna, Estudié Ingeniería  Electrónica con Especialidad en Computación, en la UAM-I en la Ciudad de México. Tengo dos niños,  de 10 y 8 años, y me dedico completamente a ellos. Actualmente trabajo en un proyecto en mi comunidad de Educación en  Igualdad de Género, Integración Social y Cultura, llamado “Casa Wikibuda” dirigido a niños y niñas desde los 4 años en adelante.