La niña que regañó a la ONU

Su rostro es el de una adolescente que tuvo que convertirse en adulta antes de tiempo. Trenzas, camisa negra a cuadros, determinación en la voz. Se dirigió con firmeza -y dureza- a los líderes de 200 países en la Conferencia de las Naciones unidas para el Cambio Climático 2018. 

Mi nombre es Greta Thunberg. Tengo 15 años. Soy de Suecia. Hablo a nombre de Climate Justice Now (Justicia Climática Ahora). Mucha gente dice que Suecia es solo un país pequeño y no importa lo que hagamos. Pero he aprendido que nunca eres demasiado pequeño para hacer una diferencia.

Y si unos cuantos niños pueden llegar a los titulares de todo el mundo simplemente faltando a la escuela, entonces imaginen lo que podríamos hacer todos juntos si en verdad quisiéramos. Pero para hacerlo, debemos hablar claramente, sin importar qué tan incómodo sea.

***

Greta se declaró en huelga escolar y se ha plantado frente al parlamento sueco desde agosto del año pasado, exigiendo a sus representantes mejores acciones para controlar el cambio climático. Suecia atravesó uno de los veranos más calientes y secos de su historia. A mediados de julio de 2018 las temperaturas de Escandinavia estaban 10 ºC por encima de lo normal y una ola de incendios forestales se desató en una región generalmente húmeda. 

Los siniestros han estado en el planeta desde la aparición de la vegetación y, por consiguiente, del oxígeno. Desde hace más de 500 millones de años los diversos ecosistemas se han recuperado al enfrentarlos y aprovechado los nutrientes resultantes de la devastación. ¿Qué los hace tan preocupantes en las últimas décadas? Para empezar, su frecuencia e intensidad.

Las corrientes en chorro, o jet streams, son enormes cuerpos de aire que se encuentran en la atmósfera y recorren el hemisferio norte de oeste a este a una gran velocidad (hasta 225 kilómetros por hora). Son, por llamarlas de alguna manera, el vehículo en el que se desplaza el clima.

La velocidad y la forma de estas masas de aire están determinadas por la temperatura de los polos. Desde hace tres décadas el círculo polar ártico está considerablemente más cálido, lo que provoca que las corrientes en chorro se desplacen de diferente manera. Imaginemos una enorme carretera con desviaciones y obstrucciones inesperadas. 

Esto ocasiona que los flujos de aire se atasquen, tengan una trayectoria ondulada o se ralenticen. Al estacionarse estas corrientes por más tiempo surgen las olas de calor y frío extremos de larga duración. Este fenómeno es relativamente nuevo, comenzó en la era industrial, en 1870 y se ha agravado en los últimos años

***

Solo hablan del eterno crecimiento de la economía verde porque están demasiado asustados por ser impopulares. Solo hablan de seguir adelante con las mismas malas ideas que nos metieron en este lío, aún cuando lo más sensato sería usar el freno de emergencia.

No son los suficientemente maduros para decir las cosas como son. Incluso esa carga nos la han dejado a nosotros, los niños. Pero a mí no me importa ser popular. Me importa la justicia climática y el planeta viviente. 

***

A pesar de la lentitud o apatía de los líderes políticos del mundo para actuar -o su completa y a veces orgullosa ignorancia al respecto- a la comunidad científica le queda muy claro qué actividades son responsables de los abruptos cambios de temperatura: el uso de combustibles como el carbón y el gas, la deforestación y el consumo de millones de animales. Todas estas prácticas producen los gases de efecto invernadero, que funcionan como un obstáculo más para el flujo de las corrientes en chorro.

Desde el inicio del año, miles de manifestantes han recorrido Bruselas, la sede administrativa de la Unión Europea, exigiendo a sus líderes políticos honrar las promesas hechas en el acuerdo de París. Y las voces de los jóvenes mexicanos no son menos fuertes, este domingo los niños de Monterrey, Nuevo León, una de las ciudades más contaminadas de nuestro país, salieron del kiosko de Plaza Zaragoza para enviar un mensaje: quieren respirar aire puro. Muchos de ellos, al igual que Greta, no tienen más de 20 años. Fueron inspirados por una adolescente que vive en otro país, que admite que socializar y hablar públicamente no es lo suyo, pero decidió hacerlo porque este asunto necesitaba una madurez que los actuales líderes adultos no han podido aportar .

Mars Mondragón

Martha Mondragón nació en 1983, es originaria de la Ciudad de México, practica el veganismo y escribe sobre él desde hace diez años. En 2015 lanzó el Censo Vegano, una encuesta en línea enfocada en conocer a la población que se identifica con esta filosofía y que fue contestada por más de 3 mil 200 personas. Actualmente es coordinadora de comunicaciones para The Humane League en México. Siempre piensa que no está haciendo lo suficiente.