La felicidad, ¿es política?

Poco a poco fui cuestionando mi utópico concepto de felicidad en donde todo venía desde adentro de uno, pero quizá no era suficiente para que como sociedad pudiéramos progresar. ¿Será que la felicidad también es política?

Por |
Compartir esta nota:
Facebook
Twitter
Google+
WhatsApp

¿México es feliz? Esta fue la pregunta que me paralizó cuando hace unos días, en el frenesí por escribir los propósitos para ser “más feliz” en este 2019, -antes de siquiera pensar en empezar la dieta, retomar el ejercicio o leer quién sabe cuántos libros más-, me detuve en seco cuestionando si era suficientemente feliz. En un segundo tuve los mismos cuestionamientos sobre México. 

Comencé a escribir mi lista personal de aquello que pudiera añadirse a mi concepto de felicidad: una familia unida, un perro que mueve la cola, una espiritualidad pulida, un techo donde vivir, un estado de salud favorable, un nivel socioeconómico privilegiado, entre otros adornos. ¿Y los demás? ¿Mi familia?, ¿mis vecinos?, México, ¿es feliz? 

Reventaron mi burbuja de alegría los alfileres del entorno climático, económico, educativo y social de nuestro país. Por un momento imaginé que estos factores seguramente mermaron la felicidad de más de uno, o en el peor de los casos, de México entero. Poco a poco fui cuestionando mi utópico concepto de felicidad en donde todo venía desde adentro de uno, pero quizá no era suficiente para que como sociedad pudiéramos progresar. ¿Será que la felicidad también es política?

El año pasado se publicó el Informe de la Felicidad Mundial 2018, por la Red para el Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, donde clasifican 156 países por su nivel de felicidad y 117 países por la felicidad de sus inmigrantes.

Los indicadores que evalúa dicha encuesta son: PIB per cápita, apoyo social, esperanza de vida saludable, libertad para tomar decisiones de vida, percepción de la corrupción y generosidad. 

Pues sí, muchos de estos atributos viven en el marco del sistema político, con mayor razón la curiosidad me hacía cosquillas mientras bajaba la pantalla de la computadora hasta encontrar a nuestro país. Por fin encontré nuestro México lindo y querido sentado sonriendo como la Mona Lisa en el lugar veinticuatro en la lista global y el segundo de Latinoamérica. Encabezando la lista del mundo, Finlandia, y Costa Rica en Latinoamérica.

En otra encuesta del 2018, de Gallup Internacional, evaluando por ocasión número 42 la Esperanza y Optimismo en la Paz Global en 51 países, encontramos a México como el tercer país más optimista.  Entre las preguntas a los encuestados se lee: en lo que a usted respecta, ¿cree que el 2019 será mejor, peor o igual que 2018? Un 67 por ciento de los encuestados dijeron que sería mejor. ¡Que la esperanza sea lo último que muera!

Me senté a reflexionar todo lo que leí; Estados Unidos a mayor riqueza ha disminuido sus indicadores de felicidad, ¿necesitamos en México ser más ricos? Por extraño que parezca los diez países con mayor indicador de felicidad son los mismos diez países con mayor felicidad en sus inmigrantes, intuyo que la felicidad se contagia en equidad de condiciones y que tal vez hemos migrado en dirección errónea todos estos años.

Así mutó en un solo día mi concepto de felicidad, de ser personal a ser también político. Vi la fotografía completa y me pregunté más que mis propósitos para ser feliz, ¿cuáles serían los propósitos de México para ser más felices en el 2019? ¿Será que con el nuevo gobierno escalamos posiciones en el ranking?, para mí ya sería un sueño hecho realidad que México se propusiera, como los países nórdicos, pelear con uñas y dientes que su riqueza (poca o mucha) sea asignada primordial y transparentemente para el bienestar de los ciudadanos, o ¿qué? ¿Nos quedemos sentados en la silla 24, entonando el “cielito lindo”?

Xael Zamorano Saavedra

Soy una mujer apasionada por la vida, la muerte, la naturaleza, el arte y las preguntas que nos ayudan a conocer mejor quienes somos, cómo pensamos, qué sentimos, de dónde venimos y a dónde vamos.

Feliz de ser Licenciada y Máster en Psicología. Agradecida por vivir de lo que me apasiona: transformación cultural y Executive coaching.

18 comentarios en “La felicidad, ¿es política?

  1. Me genera contento el saber que no esta ligada la pobreza con la infelicidad , y que se contagia la alegria asi entre individuos como en naciones , gracias por compartir kiki te amo y te admiro siempre , te felicito mucha coherencia y sustancia reflexiva cultural en tu contenido .

  2. Muy buena reflexion mi niña, te admiro y respeto mucho, super orgullosa de ti y emswgura estiy que, tu papá esta feliz en el cielo disfeutando cada uno de tus logros. Te amo.

  3. La felicidad es todo aquello que te genera sonrisa y bienestar, puede ser corta, puede ser larga, puede ser política, puede ser personal pero siempre, siempre es tu responsabilidad, siempre depende de ti. Donde estas, a donde vas vas, cómo y con quien vas. La felicidad eres tú.. siempre tu… y si si se puede contagiar.

  4. Me siento feliz de verte y saberte feliz, eres un ser extraordinario, te quiero y admiro mucho!!!! La felicidad es de quien decide serlo, de quien la busca, de quien la genera, de quien la contagia!!!

  5. Excelente!! Sigue siendo característica de MX su optimismo !! La esperanza !!! Nuestra cultura !!! Felicidades, una nota que da orgullo de ser quienes somos !!!

  6. Muy claro el concepto de Felicidad que tienes Xaelita. Sin duda, tu sensibilidad te permite cuestionarte y responderte fácilmente. Y al traspolarlo a nuestra sociedad y entorno nos muestras que con una sonrisa existe la esperanza de ir siempre a lo mejor de lavida. Felicidades por esta nota.

  7. Felicidades por el artículo, que nos permite ver otra perspectiva de la felicidad. Si bien es cierto cómo mencionas que la felicidad viene desde adentro, el entorno influye y las decisiones que toman nuestros gobernantes. Hagamos lo que nos toca para seguir siendo felices aún con las circunstancias adversas que nos puede tocar vivir.

Deja un comentario