La decisión de Canadá que México debe tomar 

Por |

El Investigador Juan Pío Martínez propone que, desde la conquista, se instauró una ideología alimentaria proveniente de Occidente que veía en la carne, especialmente la de las vacas, un símbolo de las civilizaciones económicamente desarrolladas.

Compartir esta nota:
Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Las nuevas recomendaciones nutricionales de Canadá se hicieron públicas el mes de enero, luego de permanecer estáticas por más de una década. Sorprendió a muchos la importancia dada en el documento oficial a la ingesta de leguminosas y vegetales sobre los lácteos y la carne. Estas medidas fueron tomadas con el objetivo de mejorar la salud de los ciudadanos canadienses que, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD), en 2017 figuraban en el séptimo lugar de 38 naciones con mayor índice de sobrepeso y menor actividad física. México estaba en el segundo. 

No es la intención de este texto legitimar a las dietas basadas en plantas como saludables. Eso ya lo han hecho organismos internacionales como la Academia Americana de Nutrición y Dietética, la Sociedad Pediátrica de Canadá, la Asociación Británica de Dietistas y otras más. Vale la pena, eso sí, reflexionar sobre la cultura gastronómica en nuestro país y por qué le hemos permitido a la carne jugar un papel tan importante en ella. 

El Investigador Juan Pío Martínez propone que, desde la conquista, se instauró una ideología alimentaria proveniente de Occidente que veía en la carne, especialmente la de las vacas, un símbolo de las civilizaciones económicamente desarrolladas. La leche, por otro lado, se recomendaba a los más pobres como una fuente de proteína más accesible. Cabe mencionar que solo un tercio de los habitantes humanos en el planeta es tolerante a la lactosa. La población mexicana de ese entonces enfrentó severos casos de malestares estomacales, entre ellos, la diarrea, que se adjudicaban a la ingesta conjunta de cal -usada para remojar el maíz- y leche. 

Después de los invasores extranjeros ha sido Estado Mexicano quien ha dictado las bases de la alimentación en nuestro país, estrechamente relacionadas con el sector económico, en este caso, la ganadería. Basta recordar la campaña “Fíjate que sea leche”, lanzada en conjunto por la Asociación de Ganaderos Lecheros (ANGLAC) y la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SAGARPA), en 2012. Espectaculares, anuncios en parabuses y en revistas recomendaban este producto en niños y adultos, prometiendo que los primeros se harían más listos y asegurando al segundo grupo que la lactosa había sido eliminada del producto. 

Hoy día los lácteos y la carne están en las mesas de todos los estratos sociales de México. La convicción de que los animales son necesarios para tener una dieta completa terminó por enraizarse en nuestras familias y hasta en los profesionales de la salud. ¿Por qué entonces, quizás se pregunte usted, deberíamos seguir nuevamente el ejemplo de una nación con una idiosincrasia completamente diferente a la nuestra? 

El camino que tomó Canadá está lleno de retos. Ya se escuchó la primera queja: una parte de la población no se sintió cultural o económicamente identificada con los nuevos lineamientos. Algunos comestibles recomendados no se encuentran del todo disponibles en ciertas regiones. A sus habitantes les espera un camino interesante desarrollando una nueva identidad alimentaria. Mientras tanto en México tenemos la oportunidad de reconciliarnos con la nuestra. De reconectarnos con las tradiciones culinarias indígenas. Con los frijoles, el maíz, el amaranto y la tortilla. Contamos con una vasta riqueza vegetal y, contrario a la creencia popular, podemos encontrar en ella todos los nutrientes y aminoácidos esenciales atribuidos a los productos animales (Young, Pellet, 1994). Más allá de las -muy, muy válidas- razones éticas y ambientales, los mexicanos nos hallamos ante una situación favorable para crear una verdadera soberanía alimentaria. 

Mars Mondragón

Martha Mondragón nació en 1983, es originaria de la Ciudad de México, practica el veganismo y escribe sobre él desde hace diez años. En 2015 lanzó el Censo Vegano, una encuesta en línea enfocada en conocer a la población que se identifica con esta filosofía y que fue contestada por más de 3 mil 200 personas. Actualmente es coordinadora de comunicaciones para The Humane League en México. Siempre piensa que no está haciendo lo suficiente.