La Cuarta dando color

La Cuarta ya se expresó: centralismo, centralismo, centralismo y centralismo. Redes clientelares, redes clientelares y redes clientelares. Pasado, pasado, pasado y pasado. No sustentabilidad. Gato por liebre.

Por |
Compartir esta nota:
Facebook
Twitter
Google+
WhatsApp

Presupuestos son amores, dice la máxima política mexicana. El destino de los recursos muestra sin lugar a dudas la orientación real de la política en cualquier nivel de gobierno, en cualquier país y trátese de quien se trate.

Cuando el presupuesto se expresa, la ideología se eclipsa. Nada de que soy de izquierda o derecha. Dime a qué destinas el presupuesto y te diré quien eres.

La Cuarta ya se expresó: centralismo, centralismo, centralismo y centralismo. Redes clientelares, redes clientelares y redes clientelares. Pasado, pasado, pasado y pasado. No sustentabilidad. Gato por liebre.

Federalizar es una forma de centralismo. No importa qué argumentos se planteen, tomar el control financiero de competencias como la educación y la salud, implica una forma de patria potestad sobre los otros órdenes de gobierno. Es como decirles, condescendientemente, sí, sí eres corresponsable de la salud y la educación, pero no te creo capaz, yo te voy a administrar los recursos y yo decidiré cuánto, cómo y cuándo.

¿Cuáles son los programas estrella? Los que crean clientelas: adultos mayores, desempleados, 100 nuevas universidades, becas para nuevos empleos, entre otros. ¿Tienen estos programas la eficiencia y focalización asegurada? No, donde se han aplicado de la forma que se plantean, no ha disminuido la pobreza significativamente y la educación universitaria tampoco ha brillado por su excelencia. Lo que sí aseguran es una gigantesca red clientelar.

Pasado y más pasado. Petróleo, no energías renovables. El incremento en el presupuesto para la producción de petróleo es extraordinario, preocupa porque cuando el mundo mira al futuro (California acaba de tomar decisión por energías renovables al 100 por ciento), nosotros miramos al pasado con todos los efectos ambientales ya conocidos.

Si esto es una preocupación de por sí sola, se potencia porque  junto con esa decisión se disminuye el presupuesto de la Secretaría del Medio Ambiente en un 31 por ciento, arrancan la “Refinería de Dos Bocas”  desmontando 230 hectáreas sin permisos y sin estudios de impacto ambiental y están apunto de “arrancar” el tren maya con un ritual para “pedir permiso” a la madre tierra.

Gato por liebre. ¿Por qué sigue vigente el Estado Mayor Presidencial en el presupuesto 2019 con $374 millones de pesos?  ¿Por qué sigue vigente el recientemente declarado por muerto Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación en el presupuesto 2019 ? Igual ocurre con el “fallecido” Consejo de Promoción Turística ($582 millones) y otras, que cual “zombies institucionales”, siguen vivos después de haberse anunciado su desaparición. Porque la función para la que fueron creados sigue vigente y es necesaria, porque 20 personas no pueden hacer las funciones que cumple y cumplía el Estado Mayor, porque los consulados ya tienen bastante con las tareas de protección de connacionales como para ponerlos a hacer promoción turística y porque este gobierno – el de la cuarta – no come lumbre, hace malabares verbales para presentar como transformaciones de fondo (de rompe y rasga) y al mismo tiempo no darse un balazo en cada pie. Vamos, son mensajes más políticos que de fondo. Satisfacer a los fieles, ganar tiempo y seguir haciendo más o menos lo mismo de siempre. Bien por ellos, no importa que no sea cierto, no importa que no me crean, basta con que hacen como que me creen. Gato por liebre.

¿Cuánto aguantará esta dinámica? Hasta que se deteriore su credibilidad o hasta que el país aguante. ¿Pesimismo? No, realidad. Eso es lo que hemos visto en nuestro país y en los que se han aplicado “políticas” similares.

Moisés López Cantú

Tiene una formación diversa: ingeniería, ciencias, política pública y diversos cursos
ejecutivos en temas de evaluación de proyectos, regulación económica, medio ambiente y planeación de
ciudades. Su experiencia es basta, más de 30 años de vida profesional en 8 países y una diversidad de
proyectos que lo han llevado de la ingeniería a las ciencias sociales.

Deja un comentario