La Amazonia en llamas: ¡fuera Bolsonaro!

Por |

Me sumo a la petición del dirigente indígena Raoni Metuktire: “Me dirijo a todo el mundo; movilicémonos para sacar al presidente Bolsonaro del poder con carácter de urgente.” Debemos cambiar a los gobernantes que representan un peligro para todos los seres vivos de este planeta. ¡Fuera Bolsonaro!

Compartir esta nota:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Los ojos del mundo voltearon hacia la Amazonia, el mayor bosque tropical de la Tierra se encuentra en peligro. Junto a la noticia del fuego, descubrimos también, las tremendas declaraciones, acciones y omisiones por parte del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien desde su primer día como mandatario aprobó un decreto en el que traspasaba la responsabilidad de la protección de los territorios indígenas al Ministerio de Agricultura que tradicionalmente defiende los intereses de las industrias que constantemente demandan más tierras.

Según datos del Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonia en Brasil (IPAM) los incendios tienen un rastro de deforestación y solo entre el 1 y 14 de agosto se registraron 32 mil 728 brotes de fuego en el bioma. Este fuego se usa para despejar el suelo después de la deforestación, dicha desforestación es causada por el hombre para las principales actividades en la zona: la ganadería, agricultura industrializada, madereras, minería y a esto se suman las constructoras que buscan la creación de carreteras e infraestructura para el transporte de las mercancías.

Este tema nos apunta directamente a todos como consumidores y nos lleva directo a nuestras mesas, tal y como lo identifica el informe realizado por Greenpeace titulado Enganchados a la carne, en el que se advierte que el cultivo de soja y la ganadería son las principales causas de la deforestación en América del Sur y de la crisis mundial climática. Después de China, la Unión Europea es el segundo mayor importador del grano y destina el 87 por ciento para alimentar a sus animales, como el ganado, aves de corral y peces.

Al hablar de la Amazonia, estamos hablando de un tesoro natural, único e irremplazable que, por medio de un fenómeno conocido como ríos flotantes, formados por flujos aéreos de agua en forma de vapor que vienen del océano Atlántico y son alimentados por la humedad que se evapora de toda la región amazónica, suben hasta dos kilómetros y viajan hasta chocar con la cordillera de los Andes, proveen así de agua dulce a la mayor parte de Sudamérica. 

Esta selva, también es el hogar de 34 millones de personas, entre ellas más de 300 pueblos indígenas, de los cuales se calcula que existen alrededor de 100 que nunca han sido contactados por el hombre moderno. Su sobrevivencia está en riesgo más que nunca, ahora que Bolsonaro ha declarado que pretende integrarlos a la sociedad y aprovechar sus grandes territorios en beneficio del progreso del país; “en lo que a mí dependa, no va a haber ni un centímetro de tierra demarcada para reserva indígena o para comunidades negras”. Por ello miles de mujeres se reunieron en Brasilia y salieron a las calles a protestar en contra de un hombre que en sus propias palabras dicen que solo habla de odio y destrucción, también que las considera seres inferiores. 

Para ellas y su gente, la selva es la vida misma, un espíritu femenino, una madre que también siente, los indígenas se consideran uno con la Tierra, guardianes, son conscientes de que su sobrevivencia y bienestar dependen de la conservación de la misma. Ahora cuando se reúnen, están hablando de estrategias para enfrentar esta lucha que han iniciado contra ellas y sus pueblos.

La Amazonia es patrimonio de la humanidad, debemos exigir que los gobernantes se apeguen a los acuerdos internacionales de protección al medio ambiente y a los derechos humanos, de lo contrario echar a andar los mecanismos necesarios para deponerlos. Me sumo a la petición del dirigente indígena Raoni Metuktire: “Me dirijo a todo el mundo; movilicémonos para sacar al presidente Bolsonaro del poder con carácter de urgente.” Debemos cambiar a los gobernantes que representan un peligro para todos los seres vivos de este planeta. ¡Fuera Bolsonaro!

Ireri Palacios

Siento que la vida es un viaje, una búsqueda y la escritura un medio para conocerme. Amo este planeta y su soberbia Naturaleza, me dedico actualmente a la cocina vegana y a dar talleres sobre alimentación saludable. Pienso que la familia es lo más hermoso que tenemos.