,

Inventario de soledades

Por |

Compartir esta nota:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Siempre he creído que existen distintos tipos de soledades. Hoy haré un inventario. Hay una soledad muy disfrutable, esa que te permite conectarte con quién eres, con tu esencia, que hace que surjan ideas creativas y ¿por qué no? la inspiración.

Cuando realicé este cuadro lo hice pensando en el concepto de soledad en su sentido más poético, mi pretensión era hacer poesía visual y elegí un elemento con múltiples significados. Con dicha soledad como compañía, fui trabajando la idea que tuvo como resultado esta obra.

Cuando hubo que traducirla al inglés, me preguntaron es Inventory of Loneliness o Inventory of Solitude. Contesté indudablemente, Solitude, esa había sido mi idea original.

En este inventario enumero varios tipos de soledades. Está aquella soledad que aspiras a tener cuando tu día a día está lleno de movimiento, con deberes y demandas, muchas responsabilidades algo de estrés. La atrapas como un tesoro valioso.

Está la soledad que sientes estando acompañada; esa es horrible, porque si bien, no estás sola, las personas a tu lado escamotean el confort del acompañamiento, más bien aparece el sentimiento de aislamiento. Y aquí es donde aplicaría el término loneliness.

Hay otra que desde lejos te brinda una sensación de confort, ya que compartes una misma intención.

El tiempo y los sucesos me mostraron otros tipos de soledades; una que se instala en tu pecho con una sensación de impotencia y fragilidad, piensas: esto me supera. Tratas de huir de ese dolor, pero te alcanza, te persigue y mientras más lo evitas, más se aferra a ti; entonces te rindes y te sientas a negociar, estableces límites.

Hay otra que se disfraza de enojo, otra de tristeza y una más de miedo y hasta de falsa felicidad inclusive. Y la más abominable, la que te muestra la irremediable falta de presencia, la de las pérdidas. Para mitigarla te amparas bajo una fuerza divina y/o una especie de sano abandono ante los misterios de la vida.

Hoy estreno otro tipo de soledad, la de contemplar a mi ciudad desierta, sin gente, sin niños, sin mascotas ni pelotas en los parques, la del sentido de comunidad (aunque, sí que lo hay virtualmente) ¿Será otra variante de interacción que se volverá imperante?

Los cambios toman celeridad y los vínculos adquieren una nueva narrativa. Hoy definitivamente estreno otro tipo de soledad.

Elena Guerra

Pintora, se ha desempeñado tanto en el ámbito artístico como en el académico. Su curiosidad intelectual, su amor al arte la llevan a una búsqueda constante, se declara ávida lectora y cinéfila, recursos que utiliza para un mayor entendimiento de la realidad que más tarde revela en su quehacer artístico.