¡Hueles a polilla!

Estos animalitos bebés tienen muy mala fama, mala imagen, mal marketing, algunas personas dicen que traen mala suerte, que tienen un olor desagradable, que puedes quedar ciego si te cae su polvito, que si te tocan te salen mezquinos, que son brujas y hasta que auguran la muerte; error, nada de lo anteriormente dicho es real, nadita, dije. Tacha a su difamación, ya no estamos en la inquisición, amigos.

Por |
Compartir esta nota:
Facebook
Twitter
Google+
WhatsApp

El otoño es mi época favorita, el clima cambia y podemos encontrar muchas cosas lindas, por ejemplo, cuando se filtra en los huesos la lluvia en forma de melancolía, los primeros frentes fríos acompañados de la mejor música, el crunch de las hojas secas bajo nuestros pies, los olores a tierra mojada y a pan recién horneado, puedo usar mis botas y chales favoritos, ¡oh, viejos amigos! y, sobre todo, encontramos a unos animalitos bebés que muchas veces pasan inadvertidos, ¡las mariposas nocturnas! 

A las mariposas nocturnas comúnmente se les dice polillas, sí son las de esos memes de moda que tanto comparten. No hay que confundirlas con las termitas, las termitas son insectos que viven en la madera.

Estos animalitos bebés tienen muy mala fama, mala imagen, mal marketing, algunas personas dicen que traen mala suerte, que tienen un olor desagradable, que puedes quedar ciego si te cae su polvito, que si te tocan te salen mezquinos, que son brujas y hasta que auguran la muerte; error, nada de lo anteriormente dicho es real, nadita, dije. Tacha a su difamación, ya no estamos en la inquisición, amigos. Así que les contaré algunos datos muy interesantes acerca de las mariposas nocturnas para que al conocerlas, saquemos esos precámbricos mitos de una vez por todas. 

Las mariposas nocturnas son muchísimo más abundantes que las mariposas diurnas veneradas por su hermosura y si las mariposas diurnas parecen pétalos de flores en pleno vuelo, las nocturnas son poesías voladoras. No vamos a pelearnos por unas u otras, hay que amarlas por igual, como a todas las maripositas bebés del planeta. En este caso, hablando de las mariposas nocturnas, como su nombre lo anuncia, tienen su mayor actividad por la noche; esta situación les atribuye aspectos físicos diferentes, como vive de noche como tú, son darks y misteriosas. 

El polvito al que se refieren algunas personas son las escamas que cubren sus alas y éstas les dan sus patrones de coloración, por esta razón a las mariposas se les llama lepidópteros, que viene de lepto=escama, tera=ala.

La mayoría tienen colores discretos, de esta forma pasan inadvertidas de sus principales depredadores que son los murciélagos y los humanos. Aunque tienen su aparato auditivo desarrollado para escucharlos, para mimetizarse o confundirse en la noche pueden tener formas triangulares o asemejarse a troncos, madera, hojas; algunas tienen secciones en sus alas transparentes parecidas a espejos, otras son blancas con puntos negros que parecen nieve de oreo y otras pueden tener en sus alas posteriores coloraciones algo vistosas o tener patrones de alerta que parezcan búhos u ojos que te observan por la noche, ¡spooky! Pero no nos espantemos, esos patrones de coloración les sirven para ahuyentar a sus depredadores. 

Sus cuerpos y patitas están llenas de pelitos, tienen como un abrigo para resguardarlas del frío y puedan guardar calor para emprender el vuelo por la noche, ya que no hay sol que caliente sus cuerpos. Durante el día buscan refugios para dormir como rocas o árboles, su actividad es casi nula por esa razón parecen un poco lentas cuando te las encuentras en el día.

Sus ojos están adaptados a la oscuridad, aunque se ayudan mucho de sus antenas para percibir los olores, las antenas son muy importantes para orientarse, y en la reproducción, ya que hay algunas especies de machos que pueden detectar a una hembra a once kilómetros de distancia, estas pueden tener diversas formas, aunque la más representativa y hermosa es la que parece una pluma de un pájaro.

Su ciclo de vida no se diferencia mucho del de una mariposa diurna, aunque tiene sus particularidades, cuando es oruga solamente vive para alimentarse de hojas aunque hay sus excepciones, pero cuando pasa a crisálida, algunas orugas se entierran para pasar su fase de crisálida bajo el suelo y, otras igual que las mariposas diurnas pasan su fase de crisálida colgadas de alguna ramita u hoja, eso sí cuando emergen como una mariposa siempre lo hacen de noche, es cuando empiezan a ser darks.

Su gran importancia radica en que se alimentan del néctar de las flores dando como resultado que nos dan el servicio de polinización. La polinización es cuando ayudan a las plantas con su reproducción, permitiendo la formación de frutos y semillas que serán ingeridos por nosotros, el ochenta por ciento de nuestra alimentación se basa en el éxito de la polinización. 

Y como dice el título ¿Tú hueles a polilla? Je, si eres un chavorruco de rancho como yo, de seguro si has escuchado la referencia. Quiere decir que ya están viejos los cerros, que sientes pasos en la azotea y que hueles a viejito. Si leíste estos párrafos ya sabes que las polillas no tienen nada que ver con la expresión, ya que las polillas son mariposas nocturnas abundantes, eficientes, que nos brindan muchísimos beneficios a los humanos y muy lindas, por cierto. Así que cuando te digan que hueles a polilla hay que aceptarlo con orgullo y decir ¡Sí, es cierto! Yo huelo a polilla. #salvemosalasmariposasnocturnas 

Almendra Castañeda Valera

Soy bióloga apasionada de la educación ambiental. Amo a todos los animalitos bebés y la biodiversidad de este planeta (incluyéndolos amiguitos). Para la claridad mental juego con la ilustración científica, bordado, origami, animación y últimamente estoy tratando de escribir.

3 comentarios en “¡Hueles a polilla!

  1. ¡Gracias Alme! Disfruté tu columna. Me quedo con la imagen de las mariposas nocturnas como poesías voladoras. Y es que ¡son tan hermosas! Gracias al trabajo que haces tú y otras personas, yo he aprendido a detenerme, a ser curiosa, a observarlas y admirarme de esos patrones tan increíbles que vemos en sus alas.
    🙂

  2. ¡Gracias Alme! Por este texto… Por tus palabras… ¡Disfruté tu columna! Me quedo con la imagen de las mariposas nocturnas como poesías voladoras. Y es que ¡son tan hermosas! Gracias al trabajo que haces tú y otras personas, yo he aprendido a detenerme, a ser curiosa, a observarlas y admirarme de esos patrones tan increíbles que vemos en sus alas.
    🙂

Deja un comentario