Hijo y heredero de nada en particular

Por |

Las grandes y persistentes diferencias salariales en el mundo son los principales factores que impulsan la migración económica desde países de ingreso bajo a países de ingreso alto.

Compartir esta nota:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Hijo de una familia de migrantes, ¿quién no lo es? pude haber nacido en cualquier parte y en ninguna; abuela española y abuelo indígena, ¿qué más podía pedir? La ruta de mi árbol genealógico, la que yo tengo presente, abarca Guanajuato, Texas, Nuevo León, Tamaulipas y otra vez Nuevo León. Mis hijos vivirán en cualquier parte del planeta sin duda alguna, las épocas cambian y el mundo en general también.

Vamos por partes; cuando hablamos de migración, inmediatamente pensamos en nuestros compatriotas que se van a los Estados Unidos; pudiéramos decir que todos tenemos algún conocido, amigo o familiar que vive en el gabacho. Recuerdo de niño, cuando al ser residente de la frontera, era muy común escuchar: el papá de mi amigo Gera vive en “lotro” lado, los hermanos Sánchez ya no van a venir a la escuela porque se fueron “pal” otro lado y así muchísimos ejemplos. Han pasado los años, esos amigos y conocidos ya se integraron a la cultura a la que llegaron, ya tuvieron hijos y algunos hasta nietos. ¿A qué atribuimos este fenómeno social? A que muchos de ellos se fueron en busca de una vida más próspera para su familia o simplemente huyeron de la violencia o la miseria.

Pertenecemos a una subregión compuesta por México y los países de Centroamérica, que claramente muestra una gran disparidad en la cantidad de población y condiciones socioeconómicas. Sin embargo, eso no impide que año con año sigamos emigrando, pese a las fuertes medidas de seguridad aplicadas por el gobierno norteamericano. Las grandes y persistentes diferencias salariales en el mundo son los principales factores que impulsan la migración económica desde países de ingreso bajo a países de ingreso alto.

Pero este fenómeno también se da dentro del país. Monterrey es un claro ejemplo. Considerada la segunda ciudad del país más importante en términos económicos e industriales, la configuración geográfica de la urbe ha sido producto de un proceso de expansión urbana que inició hace más de medio siglo, cuando a partir de la ciudad de Monterrey comenzaron a habitarse los municipios de Guadalupe, al oriente y San Nicolás de los Garza, al norte. Los flujos migratorios provenientes desde otras ciudades y entidades de México han desempeñado un rol fundamental en la estructura demográfica de la metrópoli. 

Emigrar de una región a otra dentro de nuestro México es un fenómeno muy complejo de analizar, históricamente algunos estados o regiones ricas en recursos naturales no lo son tanto para sus habitantes. La ciudad de México, Guadalajara, Monterrey y algunas ciudades de la frontera con los Estados Unidos han sido el destino de los migrantes. Lo curioso del caso es que siendo mexicanos muchas veces nos sentimos ajenos en nuestro propio país; por ejemplo, adaptarte a Monterrey es algo muy fácil, trabajo, vida social, etc. Pero que no te pregunten de dónde eres, a que equipo le vas, porque empiezan a verte de diferente manera. ¡En Monterrey se hace complejo cambiarte hasta de colonia! ¿De qué colonia viene el vecino nuevo? Pero ese es otro tema.

Mientras tanto, ¿qué nos toca como sociedad? Esa es una pregunta muy difícil de contestar, nos gusta hablar y criticar el tema migratorio, hasta parecemos expertos en ello, cuando ocurre en otros países o regiones, pero cuando nos ha tocado vivirlo como actualmente está ocurriendo, ahí si cambia nuestra precepción de las cosas. Que se haga justicia mientras no afecte mi entorno. Ojalá y todos pensáramos que somos iguales, como personas, como seres humanos. 

Recordemos que la mariposa monarca al no soportar el frio norteamericano, migra para sobrevivir.

Miguel Angel Pinal

Mi esposa dice de mí que soy alegre, alborotador, divertido, soñador, trabajador, excelente conversador, buen hijo, excelente esposo y padre... y yo digo que soy respetuoso de las formas y los fondos, seguidor de la política nacional desde niño. Padre, esposo, amigo. De oficio, constructor.