Estresados

Por |

A pesar de lo anterior hay buenas noticias, pero que dejan entrever un claroscuro que puede desencadenar otras problemáticas. Hace unos días se aprobó la Norma Oficial Mexicana NOM-035-STPS-2016 o “Ley de estrés laboral”, que obliga a los capitanes de empresas a velar por la salud física y mental de sus colaboradores, quienes a su vez también son acreedores de obligaciones para velar por el cumplimiento de dicha Ley.

Compartir esta nota:
Facebook
Twitter
Google+
WhatsApp

Un mal ambiente laboral, la falta de seguridad social y la falta de balance entre la vida laboral y familiar, entre otros factores, contribuyen a elevar los niveles de estrés en las personas. Por si fuera poco, México, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ocupa el primer lugar entre los países más estresados. Para darle sabor a este coctel fatal, la nación azteca se encuentra en la segunda posición entre los más obesos del mundo, según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). 

“El trabajo se ha vuelto inhumano. Por un lado, las empresas, de una manera fundamental, se han desatendido de la responsabilidad que tienen con sus empleados”, así lo sugiere Jeffrey Pfeffer, autor del libro Muriendo por un salario (BBC Mundo, 2019). 

Hace unas semanas circuló un meme donde aparecían banderas de distintos países con frases relacionadas con el pago de horas extra según cada nacionalidad. En la mayoría de los lábaros patrios decía: “no pagamos horas extra”. A un costado del que tiene el águila azteca decía algo relacionado con ponerse la camiseta y dar el extra, pareciendo más un disfraz de explotación laboral que una lección de auténtico liderazgo. 

Resulta común que un empleado, en un puesto gerencial —aunque no necesariamente—, realice el trabajo de tres personas. Quizá la empresa lo haga con por ahorrar costos, pero pareciera que no escatima en hacerlo a costa de poner en jaque la salud física y mental del colaborador. 

Incluso buenas condiciones laborales, prestaciones, gimnasios y comedores, pueden esconder intenciones escabrosas, con las cuales se espera que los trabajadores pasen más tiempo en la oficina y las empresas sumen dinero a sus arcas a expensas del bienestar de los colaboradores (Forbes, 2018),

El 75 por ciento de los mexicanos confiesa sentirse estresados, según datos de la OMS. Además, en México, el estrés, considerado la enfermedad del siglo XXI, se relaciona con injustas condiciones laborales, exigencias, así como una pésima organización por parte de la empresa. El impacto negativo se refleja en un bajo rendimiento, tanto laboral y académico. A eso se le suma un deterioro en las relaciones familiares si el trabajador se queda más del tiempo debido en la oficina o se lleva el trabajo a casa. 

A pesar de lo anterior hay buenas noticias, pero que dejan entrever un claroscuro que puede desencadenar otras problemáticas. Hace unos días se aprobó la Norma Oficial Mexicana NOM-035-STPS-2016 o “Ley de estrés laboral”, que obliga a los capitanes de empresas a velar por la salud física y mental de sus colaboradores, quienes a su vez también son acreedores de obligaciones para velar por el cumplimiento de dicha Ley.

La norma tiene como finalidad identificar y prevenir riesgos psicosociales, así como fomentar espacios de trabajo con un ambiente favorable para realizar las actividades laborales. La Secretaría del Trabajo y Previsión Social será la institución encargada de garantizar el cumplimiento de dicho marco normativo. 

Sin embargo, no aplica para todas las empresas. ¡Menuda justicia! En caso de incumplimiento, son acreedoras de sanciones solo aquellas con más de 50 empleados en sus nóminas y oscilarán entre los 2.5 y los 4.5 millones de pesos.  El resto solamente recibirá recomendaciones para mejorar el ambiente laboral. Las sugerencias pueden ir desde mejorar la ergonomía de la oficina y describir bien los puestos para evitar abusos, hasta respetar los derechos de los trabajadores. ¿Qué ocurrirá si no se cumple?

Otra cuestión que resulta inquietante es la poca difusión que tuvo la ley de estrés laboral en medios de comunicación, únicamente El Horizonte y Norte Digital cuentan con publicaciones al respecto. Quizá entre tantos temas que dan la vuelta cada día en los medios no se percataron de ello, aunque no quisiera caer en el “piensa mal y acertarás”, donde la intención de no difundir nada al respecto sobre dicha ley vaya más con la intención de evitar insurrecciones en las empresas. Pero bueno, son solo especulaciones. 

¿Un país sin huelgas es autoritario? ¿Están los colaboradores listos para exigir mejores condiciones laborales?

Alejandro Garza

Autor. Libre pensador. Firme creyente de que la escritura y la lectura contribuyen a empoderar a las personas para construir una mejor sociedad.