Estamos con Assange    

Por |

“El destino del periodismo tal como lo conocemos, está en juego ahora. Esto ya no se trata de  Julián Assange: este caso decidirá el futuro de los medios”, declaró el ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA), Edward Snowden.

Compartir esta nota:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

¡Reino Unido debe resistir! ¡Reino Unido debe resistir! gritaba Julián Assange mientras era detenido por los elementos de la Scotland Yard, que habían entrado por él a la Embajada de Ecuador en Londres. Lo llevaban literalmente en el aire y en sus manos sujetaba el libro “Gore Vidal. Historia del Estado de Seguridad Nacional”.

En un mundo donde periodistas son encarcelados en condiciones brutales, y tratados como terroristas por publicar información verídica, queda demostrado el abuso de poder del gobierno de los Estados Unidos (EEUU), quien por medio de sus múltiples agencias y su aparato militar tiene un larguísimo alcance. Su democracia cae a pedazos, revelando la horrorosa imagen de un imperio totalitarista que crece día a día; esta hipocresía de aplicar arbitrariamente las leyes a otras naciones e individuos, pero no en ellos, los hace colocarse en una posición de tiranos. Assange enfrenta hoy 17 nuevos cargos por parte del Departamento de Justicia estadounidense, entre ellos espionaje.  “El destino del periodismo tal como lo conocemos, está en juego ahora. Esto ya no se trata de Julián Assange: este caso decidirá el futuro de los medios”, declaró el ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA), Edward Snowden.

La misma Organización de las Naciones Unidas (ONU) se ha pronunciado respecto de la violación a los derechos humanos contra Assange, quien permanece en la prisión de alta seguridad de Belmarsh, encerrado en una celda 23 horas del día y enfrentando una sentencia de 50 semanas por violar su libertad condicional en 2012. “Esto contraviene los principios de necesidad y proporcionalidad”, denunció el grupo de trabajo sobre Detención Arbitraria de la ONU.

Esta detención y el juicio de extradición que enfrenta Assange por parte de EEUU, son un mensaje para todo aquel que informe sobre los abusos del poder. Los documentos y videos que liberó la organización internacional y que también se publicaron en los principales diarios del mundo, muestran crímenes de guerra, atrocidades cometidas en Irak y Afganistán por parte del ejército estadounidense que contravienen los acuerdos internacionales reconocidos en la Carta de los Juicios de Núremberg, creada por la Comisión de Derecho Internacional de las Naciones Unidas.

Ahora es un momento para decidir en qué mundo queremos vivir, ¿exigimos a nuestros gobiernos que se apeguen a los tratados internacionales y respeten los derechos humanos, o solapamos sus autoritarismos? ¿Participamos o cedemos nuestro poder de decisión? 

En palabras del destacado lingüista, filósofo y activista estadounidense, Noam Chomsky: Julián Assange ha cometido el grave delito de exponer el poder a la luz del sol, lo que puede causar que el poder se evapore si la población aprovecha la oportunidad de convertirse en ciudadanos independientes de una sociedad libre, en lugar de los esclavos de un poder maestro que opera en secreto.

La información es un derecho, ¿por qué alguien tiene que pagar un precio tan alto? Internet es un conjunto descentralizado de redes de comunicación interconectadas, lo cual garantiza que las redes heterogéneas que la componen formen una red lógica única de alcance mundial; es una herramienta para conectarnos, colaborar y construir, no debe ser controlada solo por el gobierno, sino por todas las personas. El derecho de acceso a la información se reconoce como fundamental para el desarrollo pleno de una sociedad democrática y se define como el derecho de una persona de buscar y recibir información en poder del gobierno y/o de las administraciones públicas.

Hoy, la libertad de expresión tiene el rostro de Julián Assange amordazado, un ser humano de carne y hueso sufriendo una tortura injusta por volver pública información relevante para el mundo. Su vida, depende de la presión de la comunidad internacional para exigir justicia. Al nombrarlo, al defenderlo, manifestamos que no está solo y resaltamos que el derecho a la información es una garantía que queremos conservar intacta. Si eso le pasa a una persona tan influyente en el mundo como el fundador de Wikileaks, ¿Qué nos espera a los ciudadanos comunes? 

Ireri Palacios

Siento que la vida es un viaje, una búsqueda y la escritura un medio para conocerme. Amo este planeta y su soberbia Naturaleza, me dedico actualmente a la cocina vegana y a dar talleres sobre alimentación saludable. Pienso que la familia es lo más hermoso que tenemos.