En defensa de CONAPRED

Por |

¿Pensabas que te escapabas? Claro que no, siempre hay por lo menos una característica que intentar ocultar para no ser discriminado en México.

Compartir esta nota:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Hace un par de días platicando con una amiga me dijo que dos de sus tres hijos adultos no conocían la existencia de CONAPRED y me quedé muy sorprendida. Estoy hablando de personas adultas, con carreras universitarias e informadas. Participativas, productivas, a quienes he visto crecer y a quienes considero concienciadas y con compromiso social.

Me quedé un poco en shock. Mi amiga me dijo algo así como que, si uno no ha estado en contacto con poblaciones en situación de vulnerabilidad, no tiene forma de enterarse de que existe CONAPRED. Mi respuesta salió en un susurro: pero si es que todos somos sujetos de discriminación, somos todos minoría…

Daré dos pasos atrás para citar aquí brevemente qué es el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, AKA CONAPRED. Surgió el 11 de junio de 2003 como “la institución rectora para promover políticas y medidas tendientes a contribuir al desarrollo cultural y social y avanzar en la inclusión social y garantizar el derecho a la igualdad, que es el primero de los derechos fundamentales en la Constitución Federal.”

En sus jóvenes diecisiete años de vida ha emitido recomendaciones, se ha posicionado, ha promovido la Norma Mexicana NMX-R-025-SCFI-2015 en Igualdad Laboral y No Discriminación en conjunto con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social y el Instituto Nacional de las Mujeres. Le ha dado voz y representación a personas con características diversas que son sujetos de discriminación.

¿Quiénes somos esas personas con características diversas? La respuesta rápida es que somos todos. El sistema de clasificación en nuestro país es tan complejo que es muy difícil estar en la cumbre de la cadena alimenticia, por decirlo de alguna manera. Por ejemplo, si eres hombre tienes más posibilidades de salir adelante laboral y socialmente que si eres mujer. Pero espera, aun siendo hombre… ¿de quién te enamoras? ¿hasta qué grado estudiaste? ¿dónde vives? ¿qué religión profesas? ¿cuántos años tienes? ¿cuánto mides? ¿cuánto pesas? ¿de qué color son tus ojos? ¿y tu piel? ¿Pensabas que te escapabas? Claro que no, siempre hay por lo menos una característica que intentar ocultar para no ser discriminado en México.

Así es que, si estabas en la tranquilidad de tu hogar, sin enterarte de la existencia de CONAPRED y por casualidad te llegó la noticia de que coincidías en la ignorancia con nuestro presidente, te quisiera compartir que la cosa sí era contigo, y conmigo, y con los hijos de mi amiga porque vivimos en un país donde hasta el 20 por ciento de la población mayor de 18 años declara haber sido discriminada alguna vez en su vida. Hay lugares de la república en donde la proporción se eleva a una de cada cuatro personas. Y ni siquiera estoy segura de que los demás no hayan sido discriminados, me cabe la sospecha de que pudieron no darse cuenta.

De allí que la insinuación de la desaparición del Consejo es particularmente grave y dolorosa. No basta con que se convierta en una oficina perdida en la inmensidad de la Secretaría de Gobernación y tampoco basta con la declaración posterior de que se le mantendrá. La discriminación en México está tan instalada que haría falta no solo reforzar a CONAPRED, sino permitir que sus recomendaciones fueran vinculantes.

Te invito a tener un rato de íntima sinceridad y que te mires al espejo. ¿Tienes la seguridad de estar fuera de todos esos motivos que se usan como justificación para la discriminación? ¿No será que simplemente aspiras a ocultarlos para que nadie se dé cuenta?

Me he dedicado toda la vida a la educación en diferentes modalidades y niveles. Me apasiona leer y escribir. Soy amante de la diversidad humana, defiendo la alegría. En algún tiempo, activista animalista. Aprendiendo cada día, gracias a las ideas de los participantes de los talleres de columna de opinión.