El fraude extraordinario

Por |

Al revisar el grupo de las 385 “casillas extraordinarias” (en donde Adrián sacó más votos que en julio), encontramos que el 66 por ciento de las casillas tenían a personas afiliadas al PRI. 

Compartir esta nota:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Cuenta la sabiduría popular que la prueba del pato establece que si algo camina como pato, nada como pato y grazna como pato, entonces seguramente se trata de un pato. Durante el año 2018, los habitantes de Monterrey nos enfrentamos no solo a una, sino a dos elecciones para definir a nuestro próximo alcalde. Después de salir a votar en julio, nos avisaron que nuestros votos se habían anulado y que teníamos que volver a votar, justo el día antes de Nochebuena. 

Ahí salimos a votar apenas el 33 por ciento de los electores. Después de un par de días de conteo, la Comisión Estatal Electoral dio el resultado que nos indicaba el ganador. Era el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), por cerca de 6 mil votos de diferencia. Y aquí empieza nuestra historia. Un buen amigo y yo nos dimos a la tarea de analizar los resultados de cada una de las mil 595 casillas que se instalaron en Monterrey en ambas elecciones (la ordinaria y la extraordinaria). 

Algo se veía raro. Algo sonaba raro. El candidato del PRI (que en julio había perdido en la elección ordinaria), resulta que ahora ganaba en la extraordinaria. Decía Cerati que “los números no mienten” y es ahí, en los números, donde mi amigo Ernesto y yo pudimos ver el reflejo de las viejas prácticas priistas.

Primero algunos hechos. El número total de votos emitidos disminuyó de 524 mil 130 que se contabilizaron en julio, a 310 mil 522 en diciembre; una reducción del 40 por ciento. Prácticamente todos los candidatos vieron disminuir el número de votos recibidos en cada casilla o, en los mejores casos, se quedaron igual. Existieron excepciones. El candidato del Partido del Trabajo (PT), incrementó su número de votos en una de las mil 595 casillas. El candidato del Partido Acción Nacional (PAN), incrementó su número de votos en 50 de las mil 595 casillas. Pero fue aquí donde encontramos los primeros números atípicos. El candidato del PRI incrementó sus votos en 385 casillas. Una de cada 4 casillas tuvo más votos para el PRI en diciembre que en julio. Raro, por decir lo menos. El 86 por ciento de las casillas en donde un candidato sacó más votos que en julio, fueron para el candidato del PRI. Pero aquí viene el segundo punto interesante. Al plasmar esta información en un mapa de Monterrey, encontramos que la gran mayoría de estas 385 casillas se concentran en dos zonas populares: la Colonia San Bernabé y la Colonia Independencia. ¿Cómo poder explicar esta distribución tan poco aleatoria y tan conveniente?

No es fácil. Hasta parecería que alguien (llamémosle “el señor M”), planeó en qué zonas populares valdría la pena hacer un “esfuerzo”. Después de revisar estos datos, Ernesto comenzó a analizar si los funcionarios de casilla de la elección extraordinaria tenían algo particular. Y aquí nos encontramos con otra sorpresa. En el 50 por ciento de las mil 595 casillas que se instalaron para la elección extraordinaria encontramos que por lo menos 1 persona de los funcionarios está afiliado al PRI. Revisamos varios grupos de casillas de forma aleatoria y en todas se repetía ese número: 50 por ciento +/- 5. Pero al revisar el grupo de las 385 “casillas extraordinarias” (en donde Adrián sacó más votos que en julio), encontramos que el 66 por ciento de las casillas tenían a personas afiliadas al PRI. 

Por último, sabemos y entendemos que correlación no significa causalidad. Y tenemos la sensación de que estos números nos van a seguir dando más información al seguir analizándolos en los próximos días. Pero si algo parece fraude, se comporta como fraude y suena a fraude… ¿que será posible que sea?

Samuel González

Médico y politólogo. Busco nuevas formas de mejorar la salud en mi querido México. Soy parte de la comunidad Global Shapers y me apasiona buscar formas de mejorar mi ciudad. Donador de sangre en Circula Vida, lector empedernido e integrante de Wikipolitica NL.