Dos manos juntas en un mundo de brazos cruzados

Por |

Me duele que dependamos de una aceptación social, que esta nos controle hasta cierto punto, que defina a qué lugares podemos ir juntas y a cuáles no tan juntas, ¿qué hago? ¿qué hacemos? tomarnos con más fuerza las manos, aunque nos arriesguemos. Se dice fácil. ¿Esperar?, ¿a qué?, ¿a quiénes?

Compartir esta nota:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Ir caminando contigo de la mano… me gustaría decir que es de mis cosas favoritas, pero no. 

Porque caminar contigo de la mano no es normal, no es recurrente, ni casual. Tomarte de la mano o mejor dicho que tú tomes la mía, se ha convertido en un acto de valentía, en un reto, en un deporte extremo. Cuando pasa, siento que puedo con el mundo entero, que no me falta nada y a la vez siento que ese mundo me cae encima y que me falta seguridad, confianza, paz. 

Chicas que fueron golpeadas por ser lesbianas en Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL); dos estudiantes de la Facultad de Derecho y Criminología (Facdyc) de la UANL acusaron que fueron golpeadas por un alumno “por ser lesbianas”. Restaurante corre a pareja gay en Nuevo León por entrar de la mano; hechos que encabezaron las noticias este año.

Me gustaría decir que no entiendo porque me sueltas de repente, o porque le piensas para tomar mi mano, quisiera enojarme contigo por observar a tu alrededor antes de acercarte un poquito más a mí, pero no puedo, por que lamentablemente, entiendo que te dé miedo que nos golpeen o nos griten insultos a la mitad de la calle; lo entiendo, viviendo en una ciudad donde la violencia y el acoso son términos más comunes que el amor. 

Después de un año y medio de acoso por parte de prefectos y directivos de la escuela, fue expulsada de la preparatoria por ser lesbiana… Así reaccionaron en el Metro de Monterrey ante pareja gay …Tiene Nuevo León el cuarto lugar en muertes por homofobia… Estos son algunos, entre muchos casos, que vivimos todos los días como grupo vulnerable. No solo es temer por ser mujeres, sino también por nuestra orientación sexual, que para algunos genera asco, y para otros morbo, es indignante estar juntas y que nos digan ¿son novias? A ver, bésense… Como si fuera un espectáculo, por poner un ejemplo, y si bien nos va; si no es que nos amenazan o en una de esas hasta nos matan. 

Es horrible que no podamos disfrutar de nuestro amor con libertad, estar ocultándonos como si estuviéramos cometiendo algún delito, y encima de todo, tener que callarlo, minimizar la situación o hasta ignorarlo.

Un par de ocasiones, solo me “llamaron la atención” por abrazar a mi pareja, quizá por eso a mi no me da tanto miedo, “porque no pasó a más” ¿en qué momento se rebasa la línea de ser prudente a estar oprimida o de ser valiente y terminar herida?

Aún sueño con el día en que podamos entrelazar nuestras manos sin que temas, sin que esto sea un privilegio del cual gozan algunos sin darse cuenta, ojalá no fuera así, pero es que somos dos manos juntas en un mundo de brazos cruzados, me duele que dependamos de una aceptación social, que esta nos controle hasta cierto punto, que defina a qué lugares podemos ir juntas y a cuáles no tan juntas, ¿qué hago? ¿qué hacemos? tomarnos con más fuerza las manos, aunque nos arriesguemos. Se dice fácil. ¿Esperar?, ¿a qué?, ¿a quiénes?

Sé que, así como yo, hay muchas más mujeres oprimidas y que, así como tú hay muchas otras amedrentadas esperando el momento en el que la sociedad, el gobierno, el mundo, nos vean, nos escuchen y por fin, descrucen sus brazos.

Ana Paula Andreu

Estudiante de Moda, aprendiz del diseño.

+poeta que poema.

A través del diseño y las letras, busco conectar con el cuerpo, sus necesidades y deseos, su lenguaje y su silencio, sus protestas y reacciones, su forma y su interacción con el entorno.