Coronavirus: pánico a la mexicana

Por |

¿Es esto un motivo de alarma? No por ahora.

Compartir esta nota:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Todas las conversaciones en estos días han girado –y seguirán girando– alrededor del coronavirus. Que si el calor lo mata, que si enjuagando la boca con vinagre o cloro se muere el virus… miles de noticias falsas se propagan como virus propios. Por eso buscaré acercar algunos datos duros a la conversación.

Primero que nada, que no cunda el pánico. Los estudios y reportes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) nos indican que el Covid-19 tiene una mortalidad relativamente baja (del 1 al 4 por ciento), además de que la mayoría de los casos graves se dan en personas mayores de 65 años y que tenían alguna otra enfermedad de base. 

Segundo, el Covid-19 sí es una enfermedad delicada. El virus ha demostrado ser muy contagioso y el principal riesgo es que si los casos se incrementan de forma súbita los sistemas de salud pueden saturarse y colapsar. ¿Es esto un motivo de alarma? No por ahora.

Daré un poco de contexto histórico. La primer semana de diciembre de 2019 se presenta el primer caso de neumonía de origen desconocido en China, y el día 10 de enero de 2020 fallece la primer persona por Covid-19 en ese país. El 23 de enero el gobierno de China indica el cierre completo de la ciudad de Wuhan. El 22 de febrero en Italia se reportan más de 60 casos nuevos y ese mismo día muere la primer persona . El gobierno de Italia esperó y dejó pasar quince días más antes de declarar la emergencia nacional y el cierre de las ciudades afectadas.

Pero la duda surge, ¿por qué queremos que la propagación del virus sea lenta? ¿No sería mejor enfermarnos todos rápido para ya quedar inmunes? No es tan sencillo, ya que si el número total de personas infectadas es muy alto corremos el riesgo de quedarnos sin camas disponibles en los hospitales. Justo lo que está ocurriendo en Italia. Ahí las personas no están muriendo solo por el virus, sino porque todos los hospitales están llenos y ya no hay lugar ni ventiladores para atender a los enfermos. El retraso en las decisiones de gobierno ocasionaron esta situación. 

Al día de hoy, en México tenemos cerca de 100 casos confirmados, casi 300 sospechosos, una muerte. El gobierno de México está anunciando las primeras medidas extraordinarias para atender la pandemia de Covid-19.

El principal medio de contagio es cuando tocamos con nuestra manos a otra persona o una superficie sin limpiar. Algo tan sencillo como lavarse las manos con agua y jabón evitará los contagios. Si a esto le añadimos medidas como cancelar eventos masivos y evitar las aglomeraciones, iremos por buen camino.

Sin embargo, es importante señalar que tanto el gobierno como la iniciativa privada deben tomar acciones claras de prevención. El indicarle a las personas que trabajen desde sus casas (el famoso home office) es una de las acciones que las empresas podrían tomar desde hoy mismo para que se reduzca la interacción física entre personas y así evitar nuevos contagios. La experiencia del mundo nos enseña que en este momento es mejor exagerar que no tomar las medidas necesarias. 

Ahora bien, ¿ha sido suficiente lo que ha hecho el gobierno hasta ahora? La respuesta era “sí” durante los primeros días, pero ya no es tan claro que la decisiones de “hoy” sean las suficientes para contener al virus. Lo que queda claro, es que como sociedad estamos dando pasos claros y definidos, aún antes de que el gobierno tome las decisiones que se requieren. Pero será hasta dentro de una o dos semanas que podremos saber si estas intervenciones están surtiendo efecto o no.

Por último, considero que hay ciertas cosas que debemos de tener presentes. Por eso junto a un grupo de colegas expertos en salud pública, publicamos el comunicado #MxRespondeCOVID19, que incluye, además del lavado de manos y el distanciamiento social, las siguientes recomendaciones:

  1. Realizar más pruebas de detección (la OMS ayer declaró que todos los gobiernos del mundo necesitan realizar más pruebas de detección del nuevo coronavirus)
  2. Promover esfuerzos para promover la salud mental de las personas (no solo pensemos en salud fisica, tambien consideremos la salud mental)
  3. Erradicar las noticias falsas (fake news). Existen cientos de mensajes en Whatsapp o Facebook que no ayudan en nada a cuidarnos ante esta pandemia. Debemos de revisar esta información con un experto antes de compartirla. 

En estos tiempos la desinformación, los desabastos, el oportunismo político y la ignorancia, pueden ser mortales. Frente a ellos debemos resistir con calma, unidad y mucha agua y jabón. 

Samuel González

Médico y politólogo. Busco nuevas formas de mejorar la salud pública en mi querido México. Soy parte de la comunidad Global Shapers y siempre estoy buscando formas de mejorar mi ciudad. Donador de sangre en Circula Vida y Donadores Compulsivos, lector empedernido y ciclista en formación.