Con atención al Comandante Rogelio Ayala, Director General de Cruz Roja Mexicana, Delegación Monterrey

Por |

Estoy tan sorprendido como usted de este evento, pero dígame ¿qué llevó a mis dos compañeros paramédicos a cometer el robo? ¿Acaso tendrán que ver los casi 3 mil 500 pesos que gana por quincena el personal operativo? Y aún no le hemos quitado los impuestos a este sueldo, ¿cuánto les queda?

Compartir esta nota:
Facebook
Twitter
Google+
WhatsApp

Le envío un muy cordial saludo, esperando que se encuentre de lo mejor. Agradezco el tiempo que tomará para leer esta carta. En ella me permito expresar mi opinión respecto a la situación actual que acongoja a la Cruz Roja Mexicana. 

Para mi es muy importante hacer referencia del grave suceso ocurrido el día 17 de febrero del presente año. El homicidio de un joven sampetrino, a quien balearon en un centro comercial, aún sigue impune. Sin embargo, no abordaré ese tema en particular; el punto que quiero tratar es a cerca del reloj Rolex de 250 mil pesos que fue sustraído por personal operativo de la Cruz Roja.

Se inició una investigación a raíz de que la familia, denunciara de manera pública, la desaparición de tan apreciado objeto material. Probablemente tanto usted como yo no entenderíamos del valor sentimental de las cosas. Lo más importante siempre será la vida. Algo que yo aprendí a apreciar durante mi formación como paramédico en la Cruz Roja hace ya más de 14 años. 

Así es comandante, como verá, le habla un “rojo de corazón” indignado e inactivo, que inició su formación para ayudar a la comunidad en el 2005. Gracias a la Cruz Roja, logré desarrollar seguridad y confianza en mí mismo. Aprendí conocimientos y habilidades pre- hospitalarias, que aún pongo en práctica cuando alguien lo necesita. A la Cruz Roja le debo la vocación de servir. 

Estoy tan sorprendido como usted de este evento, pero dígame ¿qué llevó a mis dos compañeros paramédicos a cometer el robo? ¿Acaso tendrán que ver los casi 3 mil 500 pesos que gana por quincena el personal operativo? Y aún no le hemos quitado los impuestos a este sueldo, ¿cuánto les queda? Las prestaciones básicas de ley y el apoyo privado de consultas médicas para los familiares directos de forma gratuita no son suficientes para sobrevivir a tan estresante trabajo. Usted sabe que, aun haciendo turnos extras, no alcanzaría para la demanda excesiva a la que se somete el cuerpo heroico de la Cruz Roja Mexicana. De esta manera, los buenos compañeros rojos se ven obligados a conseguir un trabajo adicional en instituciones como protección civil, bomberos y en ambulancias privadas. Recuerde, quien a dos amos sirve con alguno queda mal.

Sabemos de los apoyos económicos que recibe la Cruz Roja de manera oportuna. La famosa colecta anual, el comité de damas y las aportaciones por parte del sector privado, son solo algunos de los recursos que se utilizan para poder generar ingresos y mantener la vida útil de la operación. Sé que usted podrá decir acerca de la violencia que somete a Nuevo León y no hay abasto suficiente de elementos y/o unidades para atender a la población. 

Sin embargo, no se ha dejado de aportar. Actualmente la Cruz Roja ofrece el servicio de cobertura médica para las empresas. Al empleado se le descuenta vía nómina semanal, quincenal o mensual, cierta cantidad que va desde los 15, 25 y hasta los 50 pesos, según lo que quiera donar. A cambio, el empleado recibirá la atención de consulta o urgencias en cualquiera de los puestos de socorro de la Cruz Roja. Muy buena estrategia. Hagamos la matemática: si hablamos de 3000 trabajadores de a 15 pesos cada uno… Lo sé comandante, aún no es suficiente.

Por otra parte, abordemos el tema de capacitación y desarrollo de elementos. Algo que distingue a la Cruz Roja, es la manera en que forma a aquellas personas que tienen la vocación de servir a los demás. Recuerdo desde el primer día que ingresé, los siete principios fundamentales proclamados en Viena desde 1965: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad. Mismos que hoy aplico a la vida cotidiana. 

Considero que se incrementar la práctica de la ética profesional. Fomentar la responsabilidad y honestidad de los paramédicos desde su período como estudiantes. No contratar choferes repartidores de pan o tortillas; aquellos famosos ¨cucarachos¨, llamados así por portar uniformes en color caqui, quedaron muy atrás, cuando solo eran simples camilleros cargadores de costales de papas. 

Se deben ofrecer oportunidades de desarrollo a los paramédicos dentro del sector privado, como yo lo pude lograr. Un plan económico de compensaciones como becas, ayudaría a que la gente se sintiera más responsable con la organización. Y a lo mejor no tendrían por qué robar o ¿usted que opina?

Quiero que entienda que mi intención no es atacar a la institución. Crítico al sistema que se ejerce dentro de ella. La Cruz Roja ha evolucionado y usted también Comandante Ayala. Conozco su capacidad de liderazgo y su carácter ético. Tiene mucho tiempo sirviendo y entregando todo por la institución. El nombre de la Cruz Roja se ha manchado, aceptémoslo. Si ya se abrió la puerta, a lo mejor saldrá toda la mierda. Por supuesto esto no lo veía venir, pero se pudo evitar.

Un afectuoso abrazo.

Atentamente,

ROMEO 754 Jorge Medina

Jorge Medina

Técnico en Urgencias Médicas, Administrador de Empresas y estudiante de Filosofía. Me gusta escribir porque puedo expresar mis ideologías. Considero que la felicidad se acompaña con una taza de café y una buena lectura. Practico Kung Fu y Tai Chi. Mi Filosofía se basa en la fuerza, la paciencia y la voluntad.