Comparte, difunde. Política ¿ciudadana?

Por |

Samuel García no es la expresión del nuevo poder ciudadano que nace de la colaboración en masa, sino la cara nueva para un modelo de poder, que de nuevo no tiene nada.

Compartir esta nota:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Explotó la novedad: política independiente y ciudadana. Fue un chasco lo de El Bronco, pero le llegó a Nuevo León el titán que esperaba. Mezcla poderosa de juventud, erudición, generosa opulencia y voluntad revolucionaria. Samuel García se coló al Congreso local en final de fotografía, pateando la puerta y blandiendo la espada. Exhibió al bipartidismo mañoso, la hizo de informante y nos contó cómo se operaban las tranzas. Me encantó la idea de un aliado en la guarida, se oyeron los primeros aplausos y sentí gusto. Samuel, en cambio, debió haber sentido la euforia de haberle dado a la fórmula. Nuestro héroe descubrió muy pronto que no hacía falta derrotar al enemigo, bastaba con pegarle a todas las piñatas.

Sobrado de astucia aprendió a saltar a las carretas que otros ya habían puesto en marcha y, de paso, a tomarse fotos en cada acrobacia. ¿Ejemplo?, la Ley de Participación Ciudadana. Iniciativa que Luis Villaescusa y Gilberto Marcos pasearon de 2002 a 2012, nunca más allá de comisiones, y que el colectivo La Democracia Participativa (et al.) retomó desde 2013 hasta 2016 cuando la ley fue promulgada. En los últimos dos kilómetros del maratón apareció Samuel, cruzó la meta, nos miró a los ojos y nos dijo: “¡Lo logramos, camaradas!”.

De ahí en adelante la lista de temas se alarga: Monterrey VI, Medina, la tenencia y los casinos, la 3 de 3, la 6 de 6, el socavón y las placas foráneas; hasta su último paseo por Europa cuando paró a denunciar a Duarte en La Haya [SELFIE]. Y ojo, no es que no queramos ver al ex gobernador en la cárcel, pero es que la secuencia se repite hasta el cansancio, hasta que huele a trampa. Tema del momento, alharaca mediática, foto combativa, cambio de tema. Samuel entiende que la novedad emociona y de eso nos llena el plato. ¿A costa de qué? De perder de vista que detrás de aquello hay estructuras, patrones y comportamientos sistémicos sobre los que valdría la pena ejercer nuestra influencia.

Luego todo cobra sentido. Prometiendo “continuar la lucha contra el sistema corrupto” y “desterrar al PRIAN desde todas las trincheras”, Samuel nos revela que aspira al Senado. Parece que en la maniobra de proclamarse el vocero de todo, terminó por ser el impulsor de nada más que de su propia cruzada. Lo que ya se sentía en la tripa va tomando forma de idea.  García no es la expresión del nuevo poder ciudadano que nace de la colaboración en masa, sino la cara nueva para un modelo de poder, que de nuevo no tiene nada.

Jeremy Heimans, fundador de Avaaz(1), dedicó su ponencia en el pasado ForoMty 2016(2) a explicar las diferencias entre el nuevo y el viejo modelo de poder. En el mismo evento, por cierto, también anduvo Samuel. Por desgracia no entendió nada y para prueba está el “Corredor Integral de Movilidad Sustentable”, la carreta que sí es él. Un proyecto urbanizador del lecho del río Santa Catarina que busca legitimarse con el único argumento de ser técnicamente posible, sin explicar a quién le conviene (o no) y por qué.

Una mirada en Facebook a las respuestas que Samuel le da a sus críticos basta para entender que la propuesta es monolítica, inescrutable y unilateral. Samuel no nos pide que entre iguales pensemos qué ciudad queremos hacer, simplemente nos dice que ahí está su idea, que es fantástica y que si nos gusta el progreso, la vamos a querer. “CON TU FIRMA / SIN TU FIRMA / TÚ DECIDES” consigna en su publicación que contrasta un render del río, verde, tapizado de canchas, con una foto del mismo en su versión más desmejorada.

En una tónica opuesta a la que Pedro Kumamoto impulsa en Jalisco, Samuel se disfraza de amigo y, con el discurso añejo del progreso, nos pide formar filas para ver una película que a estas alturas ya conocemos. Licitaciones que se engordan para repartir contratos de obras millonarias y un espacio público que la naturaleza al final va a dejar otra vez como estaba. Cierro pidiendo cuidado: sigan con lupa a éste y a cualquier otro político ciudadano porque aun si caminan como pato, hacen como pato y dicen ser pato, bien podrían no serlo. COMPARTE // DIFUNDE.

(1) Avaaz es una comunidad global de movilización online que integra la acción política impulsada por la ciudadanía dentro de los procesos de toma de decisiones globales.
(2) https://www.facebook.com/Foromty/videos/1193914914007271/?permPage=1
Mauricio Garza