Su fin del mundo

Con solo seis años, tiene más de un mes viajando día y noche. Está rodeada de desconocidos, tiene hambre, sed y cansancio. Sabe que ha recorriendo países enteros, pero desconoce en dónde podrá dormir. Su única certeza es la mano de su mamá, ese es el mundo que conoce.