No es fácil ser mujer

No es fácil ser mujer cuando tus compañeros de escuela se te quedan viendo fijamente, pues te ves un poco más desarrollada físicamente que las demás. No es fácil estudiar una carrera que se cree que solo los hombres pueden cursar. No es fácil cuando tienes cólicos y estás en clases exponiendo o en el … (Leer más)

Meditación sobre la pala

Francis Ponge, en El silencio de las cosas, habla de cierta mudez a la que las cosas están sometidas: sólo a través de sus posturas, de sus maneras de ser, es que pueden expresarse. Es esa su condena. Una luz baña esta pala clavada en una pila de grava. Aquí está, aquí estamos, reflejando lo … (Leer más)

Primero fui música

¡Lo estoy haciendo mal! No puede ser, ¿qué hice? Lo estoy haciendo mal, lo estoy haciendo mal. Me repetía con pesar mientras caía a toda velocidad, dando vueltas sin control, en un agujero negro que parecía no tener fin. No podía ni levantar la cabeza de lo rápido que iba cayendo, solo podía lamentarme en … (Leer más)

Sin pena ni pene

Es invierno de 2014. Sigo sigilosamente al hombre del chaleco azul como se me ha indicado, desde la entrada de la plaza. Es un cincuentón un poco calvo, enfocado en sus pensamientos.  Los camaradas se han distribuido en el centro comercial, cada quien, a su presa. Nadie debe darse cuenta. Tenemos la consigna de hablar … (Leer más)

Un recuerdo

En las horas en que el paisaje se vacía -todo se lo han llevado las nubes-, estas dieciséis palabras son suficientes para saber qué me pasa. La negación de escribir en este día sobre esos momentos en los que nos vimos por última vez. Pedacitos de vida que se me fueron, uno por uno, sin … (Leer más)

La Puerta de Alcalá

Sentí el tibio y arropador abrazo de la confirmación de mi adopción regia en un ambiente festivo y tan protector que lo tengo nítido en la memoria. Me lo dieron las mujeres del taller de producción de sacos de la fábrica en la que trabajé a mis 20 años. Dos años atrás llegué de mi … (Leer más)

Domingo

Hoy sería domingo, lo es en otros lugares, pero aquí no se siente como domingo. Tomar un solitario café con galletas, no aporta el amor y el calor que se puede saborear con el chocolate con pan en casa de la tía Rocío, quien sigue a pie de la letra todas las recetas de mi … (Leer más)

Maestros de vida

Mi vientre duro parecía un globo con agua llevado al límite. Con las piernas hinchadas y el corazón trabajando extra para mantenernos a ambos, mis movimientos también eran limitados. Con las ojeras de toda la vida más acentuadas, me dormí sabiendo que el final estaba cerca, que el tiempo había llegado. A las cinco de … (Leer más)