Pasaporte a Monterrey

Yo tenía un ritual secreto. Se suponía que estaba viviendo en España por gusto y que era muy feliz, ¿no? Pues sí, pero a veces (muy seguido), la nostalgia me mordía. ¿Sí lo has sentido? Es como una quemadura por dentro que no sabes ubicar pero que de repente te agarra la garganta y se … (Leer más)

Andrea, pequeña:

Te escribo desde tu futuro, no sabes cuánto me gustaría poner esta carta en la grieta que hay en la banqueta del patio de la casa en la que vives, donde a veces escondes papeles y pequeños tesoros, así la encontrarías y podrías leerla, pero mientras consigo una manera de hacértela llegar, quiero decirte algunas … (Leer más)

La julieta de mi madre

A tu abuela le encantaban las matas, se sentía muy orgullosa de tener las diecisiete variedades de crotos y unas julietas hermosas en aquel pueblo seco donde vivíamos. A mis hermanas y a mí, nos tocaba, a cada una, sacar de la noria seis tinas de agua, para regar sus plantas. Por andar acarreando matas … (Leer más)

Reina de belleza

Hace casi veintiocho años nació en la provincia de Sevilla una niña a quien llamaron Ángel Mario porque tenía un pene y pensaron que era un niño. Con el tiempo, cuando pudo hablar y mostrar su personalidad, fue dejando claro que no estaba de acuerdo con el género con el que se le había identificado … (Leer más)

Monólogo colectivo

Hace poco en Facebook, leí una publicación y los comentarios que de ella se derivaron. Me recordaron algo que estudié hace muchos años, cuando me formaba como maestra de primaria. En aquella época aprendí que hay una etapa en el desarrollo infantil, alrededor de los tres o cuatro años, donde aparece un comportamiento llamado monólogo … (Leer más)

Las canas

Cuando se lo dije a una amiga más joven que yo, a quien quiero muchísimo puso una expresión de sorpresa y me dijo: “¿por qué querrías hacer eso?”. Le expliqué que quería sentirme libre y me pareció que me entendía, pero su asombro me dejó pensando.