Andrea, pequeña:

Te escribo desde tu futuro, no sabes cuánto me gustaría poner esta carta en la grieta que hay en la banqueta del patio de la casa en la que vives, donde a veces escondes papeles y pequeños tesoros, así la encontrarías y podrías leerla, pero mientras consigo una manera de hacértela llegar, quiero decirte algunas … (Leer más)

El niño Gabriel

Se llamará Gabriel. Nunca supe su nombre verdadero. Tampoco nunca me atreví a platicar con él. Siempre lo vi de lejos. En sus descansos. Todos los lunes sin falta, sentado en los estribos de su casa camión, comiéndose su merecida torta de frijoles después de la media jornada de trabajo.  Gabriel comía como comen los … (Leer más)

Enterrados vivos

El regio era enterrado vivo en el fondo de un foso, cada golpe de tierra cubría su cuerpo, el polvo inundaba su nariz y la tierra cubría su cara. La desesperación iba en aumento, su corazón latía con fuerza tratando de llevar sangre a su cabeza a punto de explotar por la asfixia. El regio … (Leer más)

Sin sacrificios ni culpas

A unos cuantos días de Semana Santa y asumiendo la recomendación de tomar este período como una oportunidad de recogimiento y reflexión sobre la vida y obra de Jesucristo, me interesa dedicarle algunos de mis pensamientos, pero desde una perspectiva no confesional. Mi punto de referencia preferido es el ensayo de 1969 del psiquiatra Jay … (Leer más)